Publicidad
2 Nov 2020 - 4:03 p. m.

El “quita y pone” de las vallas en la Zona T de Bogotá

Varios ciudadanos se quejaron de las vallas que dispuso la Alcaldía de Chapinero en el marco de la estrategia “Bogotá a cielo abierto” y las quitaron. El Distrito, aunque reconoce que están en espacio público, volvió a ponerlas y explicó el objetivo de los cerramientos.
Según el alcalde local, la posición final de las vallas "permite el acceso y el disfrute del espacio público".
Según el alcalde local, la posición final de las vallas "permite el acceso y el disfrute del espacio público".
Foto: @SaninPazC

Hace dos meses que el Distrito puso en marcha la estrategia “A cielo abierto”, como parte de la reactivación de la economía. El objetivo de la medida era sencillo: permitir a los dueños de restaurantes, cafés y gastrobares sacar algunas de sus mesas a las calles, andenes y jardines, para brindar servicio a la mesa en lugares abiertos. Para llevarlo a cabo, en algunas zonas de la ciudad como las calles 93 y 82 y la Zona G (Chapinero), el Chorro de Quevedo (La Candelaria) o la plazoleta del Parque de Usaquén, se dispusieron algunas vallas para hacer control de ingreso y permanencia de ciudadanos.

Durante esta semana se hicieron varias denuncias sobre una posible “privatización” del espacio público mediante esa estrategia de vallado, sobre todo en la Zona T (entre calles 82 y 83 y carreras 12 y 13). La advertencia original la hizo la escritora Carolina Sanín, quien mediante sus redes sociales se quejó de que incluso la estrategia es discriminatoria, pues con las vallas se impedía el ingreso a la zona de ciudadanos venezolanos.

>LEA: Denuncian caso de xenofobia en calle de Bogotá a Cielo Abierto

Tras la denuncia, Óscar Ramos, alcalde local de Chapinero, reconoció que algunos establecimientos “no están garantizando el libre derecho de la locomoción”, y procedieron a retirar las vallas, además de hacer un ejercicio de sensibilización para mejorar en los protocolos sanitarios. “Rechazamos categóricamente cualquier tipo de discriminación en el espacio público. Todos los ciudadanos tenemos derecho al uso y acceso del espacio público”, dijo el mandatario local.

Sin embargo, un par de días después las vallas volvieron a aparecer. El hecho molestó a Sanín, quien en sus redes se quejó y aseguró que lo anunciado por el alcalde local fue solo para contener la indignación ciudadana. “Reabrir la carrera 13 fue un contentillo. Siguen las calles privatizadas”, manifestó la escritora, quien cuestionó también en dónde había quedado la promesa del secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, de que el espacio público era eso, público.

>LEA: Esta es la reglamentación que deberán cumplir los ‘Food Trucks’ en Bogotá

Eso llevó a que Sanín convocara a una “acción de desobediencia civil”, con la que invitó a los muchos internautas que la apoyaron en redes sociales a que se trasladaran hasta la Zona T para quitar las vallas. El llamado tuvo eco y acudieron incluso ediles de la localidad, que acompañaron el retiro de las barreras.

Con su misión cumplida, los ciudadanos que llegaron a la Zona T se retiraron, y a las pocas horas el alcalde de Chapinero anunció que de nuevo instalaron las vallas, pero esta vez “de forma incluyente”, y explicó la razón de ponerlas. “El espacio público es de todos y para todos. Pusimos de nuevo el vallado de forma incluyente para garantizar el acceso de cualquier ciudadano a este piloto de ‘A cielo abierto’”.

Según Ramos, la estrategia tiene como fin cuidar la vida, evitar aglomeraciones y garantizar el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad. “Ningún ciudadano ni particular arbitrariamente puede atentar contra estas estrategias, porque está poniendo en riesgo la vida y la reactivación económica”, concluyó el alcalde local sobre el que, por ahora, es el último episodio de ese “quita y pone” de las vallas.

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias