24 Nov 2020 - 1:44 a. m.

Las preguntas del Concejo a los $23,9 billones que tendría Bogotá como presupuesto para 2021

¿Por qué si el sector Cultura es uno de los más afectados por la pandemia recibe un aumento presupuestal tan pobre? es parte de las preguntas que le hacen los cabildantes al Proyecto de Acuerdo, presentado por el Distrito, que busca definir el presupuesto que tendrá la capital para el próximo año.

El Concejo de Bogotá avanza en el debate para definir el presupuesto que tendría Bogotá en 2021, luego de que este fuera radicado el pasado viernes 20 de noviembre. Hay que recordar que este fue presentado por la misma Administración Distrital, y que al mismo le fueron asignados como ponentes los concejales María Clara Name (quien además es la coordinadora), Humberto Rafael Amín y Rolando Alberto González.

Lea también: Reactivación: eje del presupuesto por $23,9 billones para 2021

También se debe tener en cuenta que este presupuesto es uno de los cuatro pilares (junto con el proyecto de aumento al cupo de endeudamiento, el Plan Marshall y el Acuerdo Social con el Gobierno Nacional) con el que se busca impulsar la reactivación económica de la ciudad en los próximos años, razón por la cual este sería $3 billones más alto que el autorizado para 2020.

Radicado ante la Comisión de Hacienda y con ponentes, arranca el debate de esta propuesta, la cual ya genera diversas inquietudes en algunos cabildantes. Estos son los cuestionamientos que se le han hecho a esos casi $24 billones.

La primera de estas la formuló el concejal Álvaro Argote, quien cuestionó si el secretario Distrital de Hacienda, Mauricio Ramírez, puede certificar que este presupuesto cumple con todos los requisitos legales y no sobrepasa ninguno de ellos. Por su parte, Diego Laserna le preguntó a la Secretaría de Planeación ¿cómo pueden verificar si las metas que se deben cumplir tienen presupuesto en el 2021?

El cabildante Manuel José Sarmiento también se sumó a estas interrogantes, específicamente con lo relacionado al sector cultural, uno de los que ha sido más golpeados por la pandemia, pues muchos negocios cobijados bajo esta línea se encuentran en el grupo de establecimientos que fueron los primeros en cerrar y los últimos en abrir.

Al respecto Sarmiento considera que el aumento en Cultura, Recreación y Deporte (el cual fue de $49.000 millones si se compara con el presupuesto asignado en 2020) no se corresponde con la realidad que atraviesa este sector ¿por qué ese aumento es tan pobre? cuestiona.

Para la concejal Marisol Gómez, es importante que se aclare por qué en el proyecto hay vigencias futuras para gastos ordinarios y no para proyectos de impacto. Del mismo modo, la cabildante Ana Teresa Bernal se pregunta ¿dónde están los recursos para las 900 mil familias que serían beneficiadas con el ingreso mínimo garantizado?

Finalmente, el concejal Nelson Cubides aseguró que no hay claridad para enfrentar la alta percepción de inseguridad que, por estos días se registra en la ciudad ¿Cómo funcionarán los proyectos para reducir esa percepción? cuestiona. La concejala Lucía Bastidas también hizo manifestó inconformidades en esa misma línea.

El concejal Emel Rojas también hizo otras observaciones, como que las vigencias futuras dejan al tope el endeudamiento de la ciudad, que la autorización del Confis no trae los recursos discriminados por entidades, y que al llenar el cupo de crédito se pone en riesgo el metro a Engativá y Suba.

Así las cosas, se espera que en la próxima sesión sea debatido el articulado del proyecto.

Temas relacionados

Bogotánoticias de Bogotá
Comparte: