“El escenario para contar toda la verdad será la JEP”: Salvatore Mancuso

En diálogo con El Espectador, el exjefe paramilitar aseguró que aún falta verdad por contar en el oscuro capítulo del paramilitarismo en Colombia. Pidió perdón nuevamente a las víctimas.

Salvatore Mancuso fue extraditado a Estados Unidos en 2008. / Archivo.

El Espectador reveló el llamado a juicio por parte de la Corte Suprema a Alfonso López, hijo de Enilse López o “La Gata”. El alto tribunal asegura que usted, junto con “La Gata”, conformaron un grupo ilegal para delinquir después de su vinculación a Justicia y Paz. ¿Es eso cierto?

Es totalmente falso. Por el contrario, La Gata está vinculada en un hecho de paramilitarismo cuando a ella se le pidió aportar recursos económicos a parte del Bloque Héroes de los Montes de María y solicitó una reunión conmigo, que fue cuando yo la conocí. Se le pidió que entregara o colaborara a las Autodefensas con obras sociales y a eso se comprometió ella. A su hijo no lo conozco, no sé quién es.

¿Por qué decide denunciar un supuesto complot para excluirlo de Justicia y Paz hasta ahora?

No es que haya decidido denunciar hasta ahora. Desde el año 2016 mi exesposa, Martha Dereix, denunció ante la Fiscalía estos hechos. También desde ese mismo año denuncié ante los fiscales en Justicia y Paz. Lo denuncié ante el magistrado del Tribunal Superior de Bogotá, Eduardo Castellanos, y lo denuncié también ante la Corte Suprema de Justicia. Pero mis denuncias no han tenido eco. No han hecho las investigaciones. En cambio, se les ha preguntado a mis abogados, en algunas diligencias, si ellos habían verificado la información que les dieron los hermanos Rojas. Ellos han contestado que no han hecho verificación alguna de la información que les había enviado de los hermanos Rojas. Abrieron investigaciones sin siquiera tomarse el trabajo mínimo de verificar si la información que les están dando es cierta o no. Por eso en este momento es que recurro a hacer la denuncia pública para que el país escuche las graves afrentas y el grave complot que se viene presentando contra mí y mi exesposa a manera de venganza y retaliación. Es por eso por lo que recurro a las instancias internacionales.

Puede leer: La parapolítica llega a la JEP con los casos de los excongresistas Char y Ashton

¿Usted siguió delinquiendo después de su desmovilización?

No volví a delinquir después de mi desmovilización. Jamás transgredí de nuevo la ley, ni con La Gata, ni con nadie. Nunca volví a transgredir la ley ni he vuelto a delinquir. Eso es absolutamente falso, al punto que tuve aproximadamente diez fiscales en Justicia y Paz, 50 fiscales de apoyo y más de 200 investigadores que tenían la obligación de investigar si después de mi desmovilización yo volví a delinquir. En contraste, sí desmovilicé todas las estructuras que estaban a mi cargo. La conclusión fue contundente, al punto que ellos solicitaron al honorable Tribunal Superior de Bogotá que fuese sentenciado y allí recibí dos sentencias, las cuales fueron confirmadas por la Corte Suprema de Justicia. Entonces eso ratifica que no volví a delinquir después de mi desmovilización y he cumplido cabalmente con mis obligaciones en Justicia y Paz. ¿Cómo es posible que ahora venga la fiscal Luz Ángela Bahamón, el fiscal Carlos Vieda, el agente de investigación de la Dijín de la Policía Nacional, Dickson Charrupi, a poner en tela de juicio el trabajo investigativo, el trabajo de justicia que han venido haciendo más de 300 personas? Estamos hablando de 60 fiscales, de 200 investigadores y de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, que es del Tribunal Superior de Bogotá, dos sentencias que he recibido. No podemos concebir que una unidad que actúa como una unidad de cuerpo, por un lado, estén trabando los fiscales de Justicia y Paz y a los honorables magistrados del Tribunal Superior de Bogotá y de la Corte Suprema y vengan dos fiscales y pongan en tela de juicio todo ese trabajo manipulando dos testigos. De los que, repito, tenemos pruebas absolutamente claras y contundentes que están siendo manipulados por los fiscales y están además falseando la ley, falseando la información y eso no tiene ningún tipo de presentación. Eso no es concebible con el proceso de paz y reconciliación en el que la justicia debe ser equilibrada entre Justicia y Paz y no como una lanza de venganza y retaliación.

Conozca el funcionamiento de la Sala para agentes del Estado y civiles de la JEP

También usted ha dado algunas declaraciones en las que señala que el expresidente Álvaro Uribe Vélez tiene responsabilidad en varios hechos relatados por usted en Justicia y Paz. ¿Qué tipo de hechos y con qué grado de participación? ¿En estos hechos estaría involucrado el hermano del senador Álvaro Uribe, es decir, Santiago Uribe Vélez?

Efectivamente, el escenario para poder seguir ampliando todas estas declaraciones para adicionar esto es la Jurisdicción Especial para la Paz. Allá, cuando yo sea aceptado, podré hacer las adiciones del caso, las ampliaciones necesarias de los hechos que han sido relatados por mí y los que también hagan falta al respecto.

¿Hay más hechos delictivos cometidos por el paramilitarismo de los que el país aún no conozca?

Claro que sí.

El pasado 31 de agosto la Fiscalía llamó a juicio a 14 exdirectivos de la multinacional Chiquita Brands por el presunto financiamiento que la compañía hizo a grupos paramilitares. ¿Qué tiene que decir al respecto?

Yo asistí con el comandante Carlos Castaño a unas reuniones donde él se reunió con algún directivo de la empresa Chiquita Brands, en la que se pactó que ellos entregaban tres centavos de dólar por cada caja de banano exportada. Así que sí es cierto que hubo financiación de la compañía Chiquita Brands hacia las autodefensas.

En Estados Unidos este caso ya está muy avanzado, pero las víctimas se quejan de que en Colombia no hay adelantos. ¿Qué otros detalles conoce de la financiación que esta multinacional hizo a grupos paramilitares en el país que aún no se conozcan?

La financiación y el acuerdo que hicieron entre el comandante Carlos Castaño y el señor Charles Keiser para aportarle tres centavos de dólar por cada banano exportado a las autodefensas.

Usted señaló a Carlos Mattos de financiar a los paramilitares. ¿Qué tipo de financiación hizo? ¿A cambio de qué beneficios los habría financiado Mattos?

Él entregó unos carros a las autodefensas como forma de financiación. Se entregaban anualmente a cambio de los beneficios, como que sus carros no fuesen hurtados ni quemados.

Puede leer: La JEP les abrió la puerta a los excongresistas Álvaro Ashton y David Char

¿Qué otros empresarios los habrían financiado o los habrían apoyado en sus actividades delictivas que no se conozcan?

Son muchas las empresas y los empresarios que nos financiaron y son muchas las decisiones que faltan por hacerse al respecto.

¿Cómo se encuentra su proceso en la JEP? ¿Ya lo aceptaron en este tribunal de paz? ¿Qué tipo de verdad va a aportar a esta jurisdicción?

Yo he solicitado la inclusión a la JEP. Mi solicitud está en estudio, no sé si la van a aceptar o no, pero está en estudio. Sobre qué tipo de verdad puedo aportar, lo definirá este tribunal de paz, esto se sale de mis manos, pero lo que sea allá lo plasmaré.

¿En qué va su proceso en Estados Unidos? ¿Cuántos años de pena le faltan por pagar ante esta justicia?

Yo fui condenado a 190 meses y me faltan un poco menos de dos años para terminar de cumplir la pena en Estados Unidos.

Lea también: Alias “La Gata” quiere someterse a la JEP

¿Qué tiene por decirles a las miles de víctimas de los grupos paramilitares que usted lideró?

A las víctimas les reitero mi compromiso con la paz, con la reconciliación, con la no repetición. Estando en las autodefensas nos dimos cuenta del daño y el dolor que infringíamos, que era igual al que buscamos evitar. Por eso, nos dimos a la tarea de liderar el proceso de paz que nos llevara a una reconciliación, y que acabara con esta era de violencia. A ellos, pedirles perdón una vez más. Siempre, todos los días, todas las noches, todas las mañanas cuando me levanto, doy gracias a Dios por haberme permitido espantar este aparato de violencia y haber sido los que pusimos las primeras piedras para que comenzaran estos procesos que hoy se están adelantando. Hemos pedido perdón públicamente y seguiré, desde donde esté, luchando y velando porque se les dé claridad a todas las inquietudes que ellos tienen, que se aclaren los hechos como fueron y que se reparen prontamente, porque desafortunadamente ha sido demasiado largo y tortuoso, no solamente para ellos, sino para nosotros esta laxitud, este período tan largo en el que solamente han sido condenados (…) de más de 70 mil hechos. Estos es volver a revictimizar a estas víctimas, cuando debió haberse terminado hace mucho tiempo, no más de ocho años debió durar el proceso y aún todas esas víctimas que hacen falta por reparar. Yo vuelvo a pedir perdón, aprovecho la ocasión.

Puede interesarle: Alias "Vaca Fiada", exjefe del Erpac, sin indulto para llegar a la JEP

 

últimas noticias