“Gobierno Duque sigue haciendo trizas el acuerdo de paz”: partido FARC

La exguerrilla denunció que en los últimos meses varios firmantes del pacto de La Habana han sufrido hechos violentos, entre atentados y homicidios, y que después de la dejación de armas el paramilitarismo se fortaleció en zonas donde antiguamente operaba esa insurgencia.

El Acuerdo Final de Paz fue firmado en el Teatro Colón en noviembre de 2016, entre el gobierno de Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño, el máximo jefe de la exguerrilla./Archivo.

Tras hacer un recuento de los últimos hechos violentos que han sufrido varios integrantes de la antigua guerrilla de las Farc, el ahora partido político hizo un llamado a la comunidad internacional y a los colombianos para que exijan al gobierno el cumplimiento de lo pactado. “Ayer (sábado) en el departamento del Guaviare, límites con el departamento del Meta, fue vilmente asesinado Giovany Murillas (Cristobal) y otros integrantes de nuestro partido, en Risaralda y Arauca, fueron amenazados de muerte por las estructuras paramilitares La Cordillera y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC)”, manifestó públicamente esta colectividad.

Los antecedentes que han venido llenando la copa de la exguerrilla, tienen que ver con el homicidio de Samuel David González Pushaina, un niño de siete meses e hijo de un excombatiente de las Farc de la Guajira, quien a mediados de abril pasado recibió varios impactos de bala de hombres que dispararon indiscriminadamente contra la casa de su padre.

El otro hecho es el asesinato del exguerrillero Dimar Torrez, quien apareció abaleado y con signos de tortura en zona rural de Norte de Santander. Este homicidio, en el que estarían involucrados miembros de la VI División del Ejercito Nacional, ha generado todo tipo de controversias entre la exguerrilla y el Ministro de Defensa, Guillermo Botero, quien no ha reconocido la situación como algo delicado en el marco del pacto de La Habana.

“Estos hechos son producto de la falta de garantías y seguridad por parte del gobierno del presidente Iván Duque, a pesar de que en el Acuerdo de Paz están contempladas las medidas y herramientas para ese fin. Hechos como estos demuestran que la política actual del gobierno sigue siendo la de hacer trizas el Acuerdo, siendo complacientes con la cuota de sangre que reclaman los amigos de la guerra”, advirtió la FARC.

Hay que resaltar que, en marzo pasado, en el informe anual sobre la situación de derechos humanos en Colombia, la oficina del alto comisionado y el secretario general de las Naciones Unidas, subrayaron con preocupación que luego de la firma del acuerdo de paz hayan sido asesinados 85 excombatientes de las Farc. Hoy, la cifra ha aumentado en casi 90 asesinatos y la Misión de Verificación de la ONU sigue haciendo el mismo llamando: “Estas situaciones generan un serio riesgo para la estabilidad del proceso de paz, lo que ha llevado a algunos excombatientes a abandonarlo”.