Infidelidad: 5 consecuencias que debes saber y aprender

Noticias destacadas de Estilo de vida

Generalmente, es un proceso doloroso, pero no imposible de superar. Sin embargo, para continuar y reconstruir una relación en la que existió un evento de infidelidad, lo primero es establecer compromisos en cada uno de los miembros de la relación.

Camilo Arbeláez, psicólogo clínico, magister en psicología clínica y cofundador y CEO de Enterapia.co en entrevista para la Revista Cromos nos cuenta las 5 consecuencias que deja una infidelidad en pareja.

Sentimientos de culpa y vergüenza:

La culpa y la vergüenza son componentes importantes en una situación de infidelidad, tanto para el que engaña como para el cónyuge herido.

Cuando la infidelidad se descubre en un matrimonio y la pareja la revela abiertamente, por lo general existe un acuerdo abierto o encubierto de no contar u ocultar el hecho a otros, excepto quizás a un familiar o amigo cercano.

Te puede interesar: ¿Por qué siento dolor cuando tengo relaciones sexuales?

Es como si la infidelidad fuera una mancha negra. Es vergonzoso. Podríamos pensar que esto es cierto para el cónyuge infiel. Pero incluso, en más situaciones, es el cónyuge herido quien siente la culpa y la vergüenza. El cónyuge herido quiere escapar, quiere esconderse; puede llegar a sentir que está contaminado.

Pérdida de la confianza por culpa de la infidelidad:

Una consecuencia fatal del adulterio es la pérdida de la confianza, teniendo en cuenta que la persona que fue víctima del hecho genera un temor permanente a que se repita la situación, en momentos en los que no están en el mismo lugar.

La confianza se deteriora con un evento; sin embargo, para recuperarla se requiere de múltiples actos.

La falta de confianza puede generar conflictos permanentes, puesto que, si una situación parece irregular en alguna medida, es considerada como una reincidencia en conductas de infidelidad y lo que tiende a dispararse son recriminaciones que deterioran el vínculo.

Una relación de pareja no tiene un buen pronóstico sin una base de confianza.

El desarrollo de una enfermedad o trastorno psicológico:

La persona de la pareja que comete una infidelidad está exponiendo al otro u otra a diferentes enfermedades de transmisión sexual. Podríamos estar de acuerdo en que ser engañado es una experiencia miserable.

No solo tiene el poder de generar un dolor profundo emocional, sino que también puede ser un riesgo para la salud física. Además, la investigación de las últimas décadas proporciona evidencia que sugiere que la infidelidad puede ser un factor determinante en el desarrollo de un desorden mental de ansiedad.

Te puede interesar leer: ¿Cómo manejar una infidelidad?

Se considera que un evento de infidelidad en una pareja puede ser un evento psicológicamente traumático lo suficientemente significativo como para desencadenar el trastorno de estrés postraumático. También se señala que descubrir una infidelidad puede conducir al desarrollo de una depresión y en algunos casos, hasta de pensamientos suicidas.

Disminución de la actividad sexual tras una infidelidad:

Puede ocurrir que la persona que fue víctima de infidelidad se juzgue a sí misma por acceder a conductas sexuales con alguien que le generó tanto dolor y que traicionó el compromiso establecido, entonces es probable que se evite la conducta sexual.

También, puede darse que la víctima acceda al vínculo sexual; sin embargo, por los sentimientos experimentados, se pueden vivir experiencias sexuales de conexión baja, teniendo en cuenta que la víctima de infidelidad no se compromete en las relaciones sexuales y termina accediendo porque siente que de esta manera previene un nuevo evento de infidelidad.

Te puede interesar leer: Conoce cómo enamorar a cada signo zodiacal

Sin embargo, la calidad deficiente en el comportamiento sexual deteriora aún más el vínculo.

Adicionalmente, al acceder a relaciones sexuales, la víctima experimenta un incremento del dolor exponencial, ya que posterior a la relación sexual existe un momento en el que empieza a ser necesario un soporte afectivo más contundente, ya que en ese momento inician muchos de los pensamientos relacionados con el evento traumático, existen comparaciones y por momentos devaluaciones de si mismo/a.

Esto también genera una disminución en la búsqueda del contacto sexual, tratando de evitar eso momento posterior de vacío afectivo.

¿Una infidelidad puede fortalecer la relación?

Así es. La decisión está en los miembros de la relación. Pueden trabajar en fortalecer las áreas de la relación que no están funcionando de la manera que quieren, aceptando el evento de infidelidad como parte de la historia de la relación, o uno de los miembros o ambos decidir culminar la relación, estableciendo que no están dispuestos a aceptar el evento y suponiendo que lo mejor para cada uno es tomar distancia y debilitar aún más el vínculo afectivo.

Comparte en redes: