La delgada línea entre la gloria y el dopaje: Heras, el más ganador de La Vuelta a España

En 2005 dio positivo por el uso de sustancias prohibidas, perdió el título de La Vuelta. Apeló y unos años después le devolvieron un galardón que lo validó como el ciclista más laureado en la historia de la ronda ibérica.

Roberto Heras (derecha), junto a su compañero del equipo Kelme, Santiago Botero (centro). Mas atrás, Lance Armstrong.EFE

El ocho de noviembre de 2005, el ciclismo escribió uno de sus capítulos más negros de su historia. El flamante campeón de La Vuelta a España dio positivo por EPO en el control antidopaje. Roberto Heras perdió el título y fue sancionado por dos años. (Vea el especial de la Vuelta a España)

El bejarano nunca reconoció los resultados y afirmó que no descansaría hasta demostrar su inocencia. “Para mí es más importante mi crédito personal y profesional que ganar una Vuelta a España”, dijo en ese entonces. Más allá de quién tuviera la razón, el desenlace iba a ser el mismo. Roberto Heras, en la cúspide de su carrera, fue mandado al olvido. Se despidió de la élite y se perdió revuelto en las cenizas. (Leer más: Todo comezó en Covadonga con Lucho Herrera)

Como él mismo lo prometió, siete años después, en 2012, el Tribunal Supremo de Justicia de Castilla y León anuló la sanción por irregularidades en los análisis. Las muestras se habían entregado casi 40 horas después, a temperatura ambiente y por personas que se mantuvieron en el anonimato. El título de La Vuelta a España 2005 volvió a su palmarés y, ahora sí, se convirtió en el único ciclista en ganar esta carrera en cuatro ediciones.

Además de sus cuatro títulos, Heras fue segundo en una ocasión y tercero en dos ediciones de la ronda ibérica. Siete podios: hablar de La Vuelta a España es hablar de Roberto Heras. Le siguen en la tabla de ganadores Tomy Rominger y Alberto Contador, quienes fueron soberanos en tres oportunidades.

 

El nuevo milenio, época de su ascenso a la élite

 

En la La Vuelta a España 2000, Heras venía de ser tercero en la edición del año pasado y fue quinto en su primera participación en el Tour de Francia. Fue en esta carrera en la cual el español saboreó la gloria y se hizo conocer por todo el mundo. El maillot amarillo fue suyo.  (Cuando Perico descontó más de seis minutos y fue campeón de La Vuelta a España)

Fue tal el impacto que generó que Lance Armstrong lo pidió para el equipo US Postal, pues el estadounidense lo consideraba el mejor escalador del mundo. Heras, un hombre cálido y empático con propios y extraños. Al abandonar el equipo Kelme, decidió regalarle un computador a cada uno de sus ex compañeros. Entre ellos, Santiago Botero.

Desde 1999 hasta 2005 -cuando lo inhabilitaron- el pedalista no faltó nunca en el podio y consiguió el triple campeonato de La Vuelta a España.

Roberto Heras, uno de esos deportistas que se quedarán con esa cruda espina del “qué hubiera sido si”. En definitiva, el tiempo perdido es la factura más cara que hay que pagar. Y no hay dopaje que pueda anesteciar esa realidad.

 

últimas noticias

Vincenzo Nibali correrá el Tour Colombia

Campoverde, el nuevo hogar del BMX en Boyacá