1957: La primera hazaña colombiana en una Copa América

El combinado nacional venció a su similar de Uruguay en el segundo encuentro en el torneo continental. 'Caimán' Sánchez fue distinguido como el mejor arquero del campeonato.

Efraín 'Caimán' Sánchez fue el mejor arquero de la Copa América de 1957.Archivo

El año de 1957 en Colombia tuvo un sello de marcada confrontación política. Aunque la intención del gobierno presidido por el general Gustavo Rojas Pinilla era prolongarse hasta 1962, la oposición ya había concretado un acuerdo para impedirlo. El 24 de julio de 1956 en Benidorm (España), los expresidentes Laureano Gómez y Alberto Lleras, firmaron un arreglo para que conservadores y liberales se unieran con el objetivo de garantizar en el menor tiempo posible el retorno al sistema democrático de elección popular.

En ese contexto político, marcado por el creciente protagonismo de los partidos políticos, los gremios económicos, los estudiantes universitarios o los sindicatos, llegó la posibilidad de que el fútbol colombiano regresara a una Copa América luego de su ausencia en los torneos de 1953, 1955 y 1956. Para tal efecto, se determinó que oficiara como técnico el exjugador Pedro Ricardo López, quien conformó un plantel con los jugadores más destacados del campeonato nacional, tras la terminación de la época de ‘El Dorado’ en 1953. (Le puede interesar: Júnior de Barranquilla, la representación de Colombia en la Copa América de 1949)

Sin embargo, en el torneo que tuvo lugar en Perú, el plantel colombiano tuvo el infortunio de enfrentar en su primer desafío al equipo que finalmente resultó campeón de la copa: la selección de Argentina, que era orientada por el mundialista Guillermo Stabile. El marcador final de ese primer encuentro fue 8-2 en favor de la albiceleste. La figura del compromiso fue el cañonero Humberto Maschio, que perforó cuatro veces la valla del meta colombiano Ingerman Benítez. Los goles restantes fueron de Oswaldo Cruz, Antonio Angelillo y Orestes Omar Corbatta.

Ese equipo argentino fue conocido como los ‘carasucias’, y casi todos sus integrantes tuvieron una destacada trayectoria internacional. Entre los más conocidos estuvieron el defensa central Pedro Dellacha, estelar jugador de Quilmes y Racing, que también triunfó como director técnico durante la época dorada del Independiente de Avellaneda de los años 70. En el año 1978, Pedro Dellacha fue el técnico que le permitió a Millonarios llegar a su decimoprimera estrella. Compartía la defensa con Federico Vairo, también triunfador.

Como Dellacha, Vairo pasó después por Colombia, específicamente por el Deportivo Cali en 1967. También en la zaga del equipo argentino estaba otro viajero del fútbol, que pasó por Colombia: Néstor Raúl Rossi, del Millonarios de ‘El Dorado’. Pero no eran los únicos. Capítulo aparte es mencionar a Orestes Omar Corbatta, extraordinario puntero de las entrañas de Racing, que entre los años 1965 y 1969 descrestó a la afición colombiana como jugador de Independiente Medellín. El ‘Loco’ Corbatta hizo historia en el fútbol gaucho. (Lea: Colombia y su debut en la Copa América)

De igual manera, Humberto Maschio fue uno de los primeros jugadores de exportación, con significativa trayectoria en Racing, Bolonia, Atalanta, Inter y Fiorentina. Aunque no jugó en la goleada a Colombia, en esa Copa América de 1957 también brilló Omar ‘El Cabezón’ Sivori, extraordinario delantero de River Plate, Juventus y Napoli, que además fue el primer Balón de Oro de origen americano en 1961. La nómina de ese Argentina campeón la complementaban otros históricos como José Sanfilippo, Antonio Angelillo y Oswando Cruz.

Tras la aparatosa goleada en contra, el 17 de marzo de 1957 hubo varios cambios en el equipo titular y se alcanzó una de las primeras hazañas en la selección de mayores. Un apretado triunfo por 1-0 frente a Uruguay. Con gol solitario del delantero samario Carlos Arango en el minuto 28 de la primera parte, este triunfo fue largamente celebrado en el país. Ese día, además de Arango, tapó el ‘Caimán’ Sánchez, y lo acompañaron en la línea defensiva Francisco ‘Cobo’ Zuluaga, Luis Alberto ‘Mono’ Rubio y Ricardo ‘Pibe’ Díaz.

En ese equipo se perfilaba la que sería la base del combinado que disputó el Mundial de Chile en 1962. En ella estuvieron Delio ‘Maravilla’ Gamboa, de largo recorrido en el fútbol colombiano con Nacional, Millonarios, Santa Fe, Caldas y Tolima y también jugador del Oro de México. El otro delantero de quilates fue Jaime ‘Manco’ Gutiérrez, igualmente de larga trayectoria en el fútbol nacional, como jugador de Huracán, Nacional, Quindío y Medellín. Participaron también Alberto ‘Condor’ Valencia y Julio ‘Shinola’ Aragón.

Tras la victoria sobre Uruguay se esperaba un nuevo acierto en el juego contra Chile, que se disputó el 21 de marzo, pero en esta ocasión se impuso el equipo austral por 3-2. En el equipo colombiano participó otro de los jugadores históricos de la tricolor y del Atlético Nacional: Humberto ‘Turrón’ Álvarez. El 24 de marzo llegó el cuarto juego y con éste, el comienzo de la debacle. El equipo de Pedro Ricardo López fue literalmente arrasado por la selección de Brasil, que se impuso por 9-0. Pero no era cualquier rival el ganador.

Ese Brasil, orientado por Oswaldo Brandao, tenía entre sus filas a seis de los titulares que un año después fueron campeones en el Mundial de Suecia de 1958. El arquero era Gilmar, también campeón Mundial en 1962. El lateral derecho fue Djalma Santos, considerado uno de los grandes inventores del oficio de carrilero. Igualmente estuvo Nilton Santos, campeón mundial. El hombre del mediocampo fue Didí, autor de dos de los nueve goles. Con el tiempo Didí no solo fue doblemente campeón mundial sino estratega del Perú de los años 70.

El 27 de marzo, Colombia volvió a caer goleado en esta ocasión a manos del Perú por 4-1. El gol de la honrilla nacional fue obra de Carlos Arango. El torneo terminó para la escuadra colombiana el 1 de abril, con goleada en su favor y larga celebración de la afición nacional. El triunfo fue sobre Ecuador por 4-1, con goles del ‘Turrón’ Álvarez, ‘Manco’ Gutiérrez y en dos ocasiones Delio Maravilla Gamboa. Al cierre del torneo, Argentina fue campeón con 10 puntos dos más que Brasil, Uruguay y Perú. Colombia fue quinta con cuatro puntos.

Respecto a participaciones anteriores se apreció una mejoría en el rendimiento colectivo, lo cual le permitió recibir 17 goles en contra, pero anotar en nueve ocasiones. Además, se superó a Chile y Ecuador, lo cual fue considerado también un importante logro. Después de la Copa América de 1957 en Perú, surgió la expectativa de jugar la primera eliminatoria mundialista. A Colombia le correspondió medirse a Paraguay y Uruguay, pero apenas alcanzó un empate con los charrúas y tres derrotas contra los demás contrincantes.

Cuando se jugó la eliminatoria mundialista, la situación política de Colombia era otra. El 10 de mayo de 1957, el presidente Rojas cedió el poder a una junta militar, que levantó la censura de prensa y disolvió la constituyente que le había servido a Rojas para avalar sus actos de gobierno. De igual modo, producto de nuevos acuerdos políticos, se promovió un plebiscito que se votó el 1 de diciembre con participación, por primera vez, de las mujeres. Ese plebiscito aprobó el Frente Nacional para que los partidos políticos gobernaran entre 1958 y 1974. 

* Con asesoría de Jorge Cardona (editor general)

@J_Delahoz

Si tiene historias o anécdotas de la Copa América con alguno de los integrantes de la selección, puede escribirnos a [email protected]