Publicidad
17 Nov 2021 - 10:41 p. m.

Crearon, con tecnología, un ecosistema de transporte de carga en Colombia

Una parte funciona como Uber y con su primera ronda de inversión formal buscan “impulsar el crecimiento en Colombia, México, Chile y Estados Unidos”.
Andrés Vélez, CEO de FletX.
Andrés Vélez, CEO de FletX.
Foto: Cortesía

Unir a todos los eslabones de la cadena de transporte por medio de la tecnología. Eso fue lo que hizo Andrés Vélez, CEO de FletX, quien cuenta su historia en nuestra sección de 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos.

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Andrés Vélez, 32 años. Estudié Administración de Empresas e hice un MBA.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Mi idea fue, desde la tecnología, unir e interconectar un sector crucial en la economía como lo es el transporte de carga terrestre, que siempre ha vivido desconectado. Para ello, entendí los dolores particulares de cada una de las partes que conforman el sector y generé una interacción entre ellas a través de un ecosistema digital.

Dicha idea se gestó a lo largo de mi vida, partiendo del entendimiento en profundidad de esta industria, con base en un amplio conocimiento recogido en la empresa familiar (Transer), así que en 2018 tomé la decisión de incursionar en el tema.

Durante toda mi vida me sentí apasionado por la industria del transporte de carga terrestre, siendo este el motivo principal por el que desarrollé FletX.

Una buena historia para leer: Su familia da empleo formal a 1700 personas a punta de domicilios nacionales

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Con muchísimo trabajo, dedicación, pocas horas de sueño y sacrificio en cada nuevo paso. También fue clave el conocimiento de la industria y esa idea de ser emprendedor que siempre me llamó la atención, algo que heredé de mi familia, quienes nunca me dejaron de motivar a hacer las cosas realidad, sin importar que muchas veces no fueran exitosas.

La base de conocimiento que apalancó este proyecto fue el negocio de la familia, éste me brindó todo el conocimiento y una gran experiencia que me permitió crear lo que es FletX hoy en día.

Creo que el trabajo fue la clave de esto.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Recibí el soporte y la inversión del grupo familiar, que me apoyó financieramente.

De igual manera, luego de estos años de trabajo, FletX ha llegado a un punto interesante, por eso vamos a empezar a consolidar la primera ronda de inversión formal para impulsar el crecimiento en Colombia, México, Chile y Estados Unidos.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Con FletX hemos logrado revolucionar el transporte de carga terrestre en Colombia y ofrecer mejor calidad de vida a los conductores, volviéndolos la punta de la pirámide de esta industria. Además, hemos involucrado a todos los actores a un proceso que les garantiza información completa y detallada de la actividad, esos detalles generan virtuosismo a esa cadena de trabajo y se reflejan en la prestación del servicio.

De igual manera, estamos logrando tecnificar el transporte de carga en Colombia, algo que hasta el momento no se había hecho y que es lo que revolucionará la industria.

6. ¿Soy feliz?

Tengo la fortuna de dedicarme a lo que amo, por lo que todo este sacrificio no un trabajo más sino la materialización de un sueño que me ha permitido el crecimiento e innovación en las ideas.

El equipo de trabajo que se ha construido se sigue consolidando y ha crecido, lo cual no deja de darme una gran alegría y me permite seguir consolidando esa idea que arrancó en 2018 y que, a hoy, ha transformado mi vida, la de todos los que estamos involucrados en este proceso y la de quienes diariamente interactúan con nuestras plataformas.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

La meta y el objetivo es llevar esto lo más lejos posible, tocando y transformando la industria y a sus actores en Colombia y otros países, por eso actualmente no contemplo esta idea.

En este momento hay muchas cosas que construir y, básicamente, es un tema que no tengo en el radar o no contemplo. A futuro, la dinámica de los negocios puede mostrarme un camino diferente, pero ahora no lo veo.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Emprender no es un camino sencillo, yo tenía una frase muy marcada, pues esta era de mi papá. Él decía: “El 1% es la idea, el 99% es transpiración”, sin embargo, creo que él falló en ese 1% porque el 100% es transpiración y el 100% es ejecución. Hay que sacrificar mucho y transpirar o “sudar la camiseta” como se dice por popularmente, para poder emprender en un país como Colombia.

En el mundo estamos muy enamorados de la parte “romántica” del emprendimiento: ser nuestro propio jefe y “no trabajar para nadie”, pero la realidad es que, de todos los caminos posibles, el del emprendedor es el más sacrificado y el que exige más esfuerzo, dedicación y persistencia.

La dosis de esfuerzo requerida para este proyecto ha sido grande, pero para mí no hay nada más gratificante que materializar los sueños, enfocándome en seguir fortaleciendo el tejido empresarial del país y fomentar esa dinámica de Colombia como semillero de buenos emprendedores y buenas personas.

De igual manera, no hay que dejar de destacar el gran talento que tenemos en el país y nosotros, como emprendedores, tenemos que apoyarlo, ayudar a crecer a quienes están en el camino de crear y seguir fomentando dicho talento desde nuestras empresas.

Puede interesarle este emprendimiento: Con un marranito y muchas monedas le ayudan a ahorrar de forma digital

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Para mí, el sueño no es un absoluto. Cada día trae su desafío, en ese sentido me preocupo por vivir disfrutando este proceso de creación, mientras agradezco haberme dedicado a lo que amo y haber sido parte de este proyecto.

No soy de las personas que sienten que ya cumplieron, por el contrario, siempre pienso en lo que falta, en lo que debo mejorar. Lo hecho es importante y agradezco el haberlo logrado y tener lo que tengo, eso hay que agradecerlo y vivirlo, sin dejar de pensar en lo que viene, en lo que quiero y en cómo seguir ‘aterrizando’ ideas para materializarlas.

Son muchos puntos que hay que tener en cuenta: ser jefe, pensar en mi equipo, analizar la actualidad y seguir poniendo la vara más alta, pensando en tener la satisfacción de mirar para atrás, en algún momento, y haber dejado una huella en cada uno de esos puntos.

Para mí no se trata de ser consciente de las limitaciones, se trata de ignorarlas, eso genera pasión, esfuerzo y sacrificio que cada día nos permiten soñar más en grande.

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

FletX aún es muy joven, así que siguen muchas cosas para nosotros. Estamos empezando con las rondas de inversión formales en diferentes partes del mundo, el objetivo está situado en seguir creciendo, llevar FletX a otros mercados; impulsar a más conductores y empresas a que conozcan los beneficios de trabajar con nosotros y lograr que en Colombia el transporte de carga terrestre se tecnifique mucho más.

Adicionalmente, desarrollamos un negocio cimentado en la información que, conforme avanzamos, nos va permitiendo explotar negocios relacionados con la industria, razón por la cual, el espectro de desarrollo y crecimiento es cada vez más grande.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Claro que lo es, en este momento tenemos las licencias y todo lo necesario para empezar a incursionar en el mercado de la Costa Este de Estados Unidos y México, entre otros lugares. Además, estamos pensando en el mercado chileno y en ampliar la cantidad de conductores a nivel nacional, ofreciéndole, cada día, mejores oportunidades a las empresas.

Sin duda, en el mundo la columna vertebral de la industria es el transporte de carga, en donde básicamente la gran mayoría de esto lo ocupa el transporte de carga terrestre, ahí encontramos un lugar ideal para posicionarnos, algo que hacemos y haremos tanto en países del primer mundo como en países en vía de desarrollo, en este aspecto vemos grandes oportunidades.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Todos los procesos de inversión requieren de un periodo de debida diligencia y ambas partes, tanto el inversionista como quien recibe la inversión, están en deber de entender bien en qué consiste el negocio y qué es lo que se está haciendo cuando se busca la inversión, por eso, cualquier fallo en este aspecto o no tener ese background claro, puede ser un real inconveniente.

Para nosotros es importante tener esos detalles, tener en cuenta quién es el inversionista, de dónde sacó sus recursos y cuál es su aporte para FletX, caso contrario, no se podría aceptar a un completo desconocido en la empresa.

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Básicamente repetiría todo tal cual lo he hecho. El proceso de vivir y de aprender implica aciertos y errores que lo forman a uno y esos errores son, muchas veces, aportes de conocimiento más importantes que los mismos aciertos.

Básicamente, no me arrepiento de ninguna de las cosas que he hecho.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Me inspiró mi familia, ellos siempre fueron emprendedores, siempre me impulsaron a luchar por mis sueños y me dieron una ayuda muy importante en diferentes momentos en los que iniciar no parecía nada sencillo.

De igual manera, conocí las historias de muchos empresarios que, básicamente, han levantado desde cero sus proyectos y han creado empresas que han revolucionado la forma en la que vivimos, desde muchos sectores e industrias. En el mundo y en Colombia hay grandes empresarios que le demuestran a uno que sí se vale soñar en grande y que las cosas que uno considera imposibles se consiguen con esfuerzo y persistencia.

Hay diferentes fuentes de inspiración en muchas industrias, además de personas que ponen un grano de arena significativo a la realidad, mostrando caminos diferentes y formas de actuar para lograr hacer prosperar los nuevos negocios.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

Claro que fracasé, tuve varias ideas más y ninguna de ellas se materializó como lo ha hecho FletX, empresa con la que hemos logado posicionamiento en el mercado, un crecimiento exponencial y llamar la atención de cientos de inversionistas.

En general son más los días complicados que los buenos, pero apegándose a un propósito muy firme y siendo fiel al principio de no desistir, uno logra trabajar todos los días con la misma dedicación y consigue hacer que las cosas pasen.

Esta historia le va a gustar: La idea que nació en pandemia y ya renta más de 130 inmuebles a nivel nacional

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

A lo largo de estos tres años hemos desarrollado muy buenas relaciones con empresarios y con una comunidad muy cercana a los emprendimientos, con ellos hay una comunicación constante que nos permite continuar con nuestra evolución y con el mejoramiento del negocio.

Hace un tiempo nos vinculamos a la ANDI del futuro, fortaleciendo nuestra red de contactos y continuando con la idea de seguir creciendo, sin dejar de lado el objetivo de fomentar la creación de más empresas, mientras se impulsa a quienes apenas empiezan.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Sí, como lo decía anteriormente, creo que como emprendedores tenemos el deber de fomentar el talento en Colombia. Acá hay mucho talento y eso ha sido una parte clave del proceso de FletX, por eso considero que lo más importante será impulsar a las nuevas generaciones a que sigan creciendo, dándoles desde oportunidades, hasta consejos.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

En diez años me veo trabajando con el firme propósito de ser cada vez mejor en las diferentes dimensiones de mi vida, evolucionando y aportando cada día a ser una mejor persona.

A FletX lo veo revolucionando el transporte de carga terrestre a nivel mundial y convertido en un referente de transformación en la industria, demostrando todo lo que se puede lograr en Colombia, es decir, mostrando la mejor cara del país a nivel internacional.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Mi familia y mis amigos siempre fueron un apoyo incondicional. El camino del emprendedor es un camino de mucha incomprensión y soledad, en el que no se entienden muy bien las batallas que se libran, ellos son conscientes de esto y han sido un soporte fundamental.

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Definitivamente. Creo que parte de lo que he hecho, también se trata de retribuir a la vida un poco de todo lo afortunado que uno ha sido. En mi caso, tengo el firme propósito de poner un granito de arena para todas las personas que están arrancando en este camino, bien sea con experiencia, ayudar a conectarlos o cualquier otra cosa que puedan necesitar.

Retribuir el éxito es una de las satisfacciones más grandes; entre más oportunidades recibe uno, la responsabilidad de retribuir es más grande.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Un papel total y definitivo. Yo simplemente soy la cara de esto, pero los que hacen todo posible es el equipo FletX, del que me siento muy orgulloso y admiro su compromiso y dedicación.

El equipo trasciende el proyecto y, más allá de lo que han hecho por el negocio, la construcción de un grupo humano como este es una de las cosas que más orgulloso me pone en medio del camino que tomé.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

El grado de compromiso y de dedicación que le meto a las cosas. Soy una persona de convicciones muy firmes y cuando me trazo un objetivo, “remo” sin parar hasta lograrlo.

Con FletX he vivido un proceso de mezclar todo esto con la pasión que me produce la industria y eso genera un ingrediente único que se ve reflejado en la empresa.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Que nada es tan fácil, ni tan inmediato como se piensa. Las cosas valiosas de la vida requieren de mucha persistencia, contrario a la dinámica que lleva el mundo hoy y que pensamos que es la única realidad. Actualmente, todo se maneja con inmediatez, pero la realidad es que nada es sencillo y todo se toma su tiempo.

He aprendido que todo requiere un proceso, siempre hay un sacrificio diario y también muchas presiones extras, pero es eso lo que me ha llevado a saber que hay que recorrer una milla extra y a no creer que los detalles deben manejarse a la ligera. Creo que hay que trascender y no quedarse sin ir más allá.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com).

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.