Publicidad

Los colombianos que crearon una nevera portátil para reemplazar el icopor

Desarrollaron neveras portátiles con las que logran mantener la carga refrigerada y congelada durante el transporte de alimentos, medicamentos y vacunas. Se trata de cajas isotérmicas con baterías de litio.

Edwin Bohorquez Aya
04 de mayo de 2023 - 03:41 p. m.
David Sanclemente, Víctor Echevarría y Jorge Restrepo están detrás del emprendimiento.
David Sanclemente, Víctor Echevarría y Jorge Restrepo están detrás del emprendimiento.
Foto: Cortesía

Por medio de un chat nos llegó un primer asomo de esta historia: “Actualmente su emprendimiento es el único de Colombia y Latam que hace parte del programa de enfriamiento sostenible del Banco Mundial, que busca tecnologías emergentes en todo el mundo para resolver las necesidades que existen en torno a la protección del planeta, con el fin de disminuir los efectos del cambio climático”.

Seguimos preguntando y así nos contestaron: “Indafre es una compañía que se dedica al diseño, desarrollo, fabricación y comercialización de neveras portátiles que son utilizadas por las empresas para el almacenamiento y transporte de alimentos refrigerados y congelados, medicamentos y material biológico sensible, como por ejemplo vacunas. Gracias a la tecnología e innovación que incorporaron en su idea de negocio, lograron desarrollar una solución innovadora, única en el mundo, que permite eliminar por completo y reemplazar el uso del icopor, uno de los materiales más contaminantes del planeta. Su propuesta de ‘enfriamiento sostenible’, que además pone en sinergia la tecnología con la sostenibilidad, ha traspasado fronteras llegando a implementarse recientemente en Nigeria, Bangladesh, India, Venezuela y Estados Unidos”.

¿Y cómo es eso de reemplazar el icopor? “Una caja de icopor está fabricada con perlas de poliestireno expandido. Su ventaja radica en su buen aislamiento térmico. Su valor está entre 0.04 y 0.03 (W/m*K). Su mayor desventaja es su baja vida útil (entre 3 a 6 meses) y que la disposición final (reciclaje y/o reutilización) es muy baja. De ahí radica su contaminación. Ahora bien, ¿por qué lo podemos remplazar? El producto de Indafre esta compuesto por dos materiales: 1. Espuma rígida de poliuretano (P.U) cuyo aislamiento térmico está entre 0.022 y 0.024 (W/m*K). Esto es una mejora de hasta un 40% que se traduce en reducción de volumen muerto para la logística de transporte de frío. 2. El material de P.U está recubierto con un material termoplastico LLPE (polietileno lineal de baja densidad). Esto le otorga mucha más resistencia mecánica (golpes, caídas, desgaste por fricción) traduciéndose en una vida útil de hasta 10 años”.

Así que su historia contada por los mismos protagonistas aparece aquí, en nuestra sección de 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos:

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Somos tres fundadores y en distintos roles lideramos la compañía: David Sanclemente, diseñador industrial, 38 años, líder de la empresa y director comercial. Víctor Echevarría, ingeniero de instrumentación y control, 48 años y director de investigación y desarrollo; finalmente Jorge Restrepo, ingeniero mecánico, 42 años y gerente de operaciones.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

Indafre nació en 2014 luego que ganáramos un concurso del Gobierno en el que logramos el primer puesto entre 1.500 participantes (entre empresas y grupos de ingeniería), gracias al diseño de una nevera portátil que permitía almacenar y transportar vacunas sin poner en riesgo la cadena de frío durante 13 días. Esto se hizo vital en medios; de hecho, participamos en Shark Tank Colombia y posterior a ello nos invitaron a Unicef en Dinamarca a exponer el producto. Allí conocimos las necesidades de vacunación global luego de reunirnos con la Fundación Bill Clinton y la Fundación Bill y Melinda Gates.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

3. ¿Cómo logramos hacerla realidad y llevarla a los hechos?

El premio que nos ganamos del Gobierno nos permitió escalar el primer prototipo de nevera portátil. Nuestra participación en Unicef también nos dio mucha visibilidad y nos ayudó a conseguir capital por medio de un crédito. De hecho, nuestro primer cliente fue el Grupo Nutresa.

4. ¿De dónde sacamos la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Nos fuimos para Bancolombia y solicitamos un préstamo por 1.000 millones de pesos. Aunque fue duro lograrlo, la construcción del caso de negocio que presentamos fue suficiente para que nos los dieran.

5. ¿Qué estamos logrando con este emprendimiento? ¿Qué estamos cambiando con esta idea?

Primero, desarrollamos un producto (neveras portátiles) que, basado en una propuesta de enfriamiento sostenible, permite por primera vez en el mundo reemplazar el icopor, uno de los materiales más contaminantes del planeta, en la conservación de la carga refrigerada y congelada, durante el transporte de alimentos, medicamentos y material biológico sensible, como por ejemplo vacunas.

Segundo, esta solución hoy les permite a las empresas ser más rentables y sostenibles en sus modelos logísticos y de distribución de carga refrigerada y congelada, pues logran eliminar de sus operaciones los vehículos refrigerados, disminuyen el alto consumo de combustible y reducen sus emisiones de CO2 al utilizar nuestra tecnología.

Le puede interesar: El colombiano que desarrolla productos de belleza dermatológicos y sostenibles

6. ¿Somos felices?

Sí, somos felices. En Indafre tenemos una cultura de crecimiento y cada que vez que cerramos un negocio importante, nos sentimos orgullosos del impacto que generamos con nuestras soluciones. Esto da sentido a lo que hacemos y nos genera una indescriptible alegría y satisfacción.

7. ¿Venderíamos nuestro emprendimiento, nuestra empresa?

No, ahorita tenemos un plan de expansión fuerte y queremos terminar de consolidar el mercado de Colombia y Latam. Por ahora, nuestro objetivo se concentra principalmente en cumplir este sueño.

8. ¿Qué tan duro fue para nosotros emprender?

Es complejo generar confianza, que te crean y te compren una idea sin tener experiencia, pero la fortaleza de remar y remar de manera disciplinada todos los días y la constancia hace que, poco a poco, se vaya generando credibilidad en cada mercado.

9. ¿Cumplimos nuestro sueño? ¿Qué nos hace falta?

Poco a poco lo estamos cumpliendo. Ahorita estamos muy felices con nuestra compañía, pero trabajamos todos los días en función de crecer cada vez más el negocio. En otras palabras, nunca cumples totalmente el sueño, simplemente lo construyes y alimentas cada día.

Sígale la pista: La pareja que diseña columpios y hamacas para bebés

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

En este momento estamos entrando a continentes como África y Asia, esperamos poder consolidar allí la marca y nuestra oferta de valor de enfriamiento sostenible.

11. ¿Nuestro emprendimiento es escalable?

Si, Indafre es una empresa altamente escalable. Precisamente nuestro portafolio de soluciones es muy disruptivo, soluciona un problema mientras estamos inventando el mercado. Hoy estamos cambiando la logística tradicional.

12. Para crecer, ¿recibirían inversión de un desconocido? ¿Le cederían parte de la empresa?

Ya lo hemos hecho y no nos fue bien. Una sociedad es un matrimonio y para casarse hay que tratar de conocer un poco a la pareja que será tu compañera para toda la vida. Ahora, Indafre es una compañía muy activa en función de la expansión de su oferta de valor, esto nos obliga a estar dispuestos a dar participación para el crecimiento. Independientemente del capital líquido, para nosotros es importante contar con aliados que nos ayuden a crecer, nos aporten conocimiento y nos ayuden a diseñar bases sólidas para lo que se viene.

Puede interesarle: Las hermanas que crearon una empresa de alquiler de artículos para bebés

13. ¿Qué no volverían a hacer?

Asociarnos simplemente por dinero.

14. ¿Quién nos inspiró? ¿A quién nos gustaría seguir?

Nuestra familia y padres, principalmente. Son nuestra fuente de inspiración.

15. ¿Fracasaron en algún momento? ¿Pensaron en tirar la toalla?

Muchas veces, venimos de fracaso en fracaso (risas). Pero es precisamente ese el motor que nos activa. Es lo que nos hace despertarnos todos los días a darle cada vez más duro al negocio para lograr los objetivos que nos propusimos en la compañía.

16. ¿Hacen parte de algún tipo de comunidad que los ayude en este camino de emprender?

Hemos hecho parte de varias organizaciones del pacto de innovación, algunas como Ruta N, Parque E, Creame, Shark Tank Colombia y Endeavor, entre otros.

Para seguir leyendo: Una empresa dedicada a montar y a operar bares y restaurantes en Barranquilla

17. ¿Lo que están haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Sí, por supuesto. Realmente hemos desarrollado soluciones de alto impacto y sostenibilidad para las empresas y el medio ambiente.

18. ¿Cómo se ven en 10 años y cómo ven a futuro su emprendimiento, su empresa?

Tenemos una visión de crecimiento y expansión a nivel mundial: cambiar la logística tradicional y marcar nuestra oferta de valor en función de dar soluciones contundentes para la industria de la logística.

19. ¿Qué papel han jugado su familia y amigos?

El más importante, pues han sido muy pacientes y entienden la dinámica en la que estamos. No es fácil por los tiempos que demanda Indafre, pero todos sabemos que estamos construyendo un sueño juntos.

20. Ustedes lo lograron. ¿Ayudarían a otros emprendedores a que lo logren?

Claro que sí. Si tenemos la oportunidad de dar consejos para evitar que cometan los errores que hemos cometido nosotros, lo haríamos con todo el gusto.

21. ¿Qué papel jugó el equipo? ¿Quiénes son?

Indafre no existiría sin un equipo detrás. La dirección general está a cargo de Jorge Restrepo; la dirección de investigación y desarrollo, de Víctor Echavarría; y la dirección comercial, de David Sanclemente. Todos somos un equipo, tiramos para el mismo lado y nos esforzamos día a día para sacar este barco adelante.

22. ¿Cuál es su sello personal? ¿Qué los diferencia del resto?

La obstinación y la capacidad de creer que todo es posible siempre y cuando se tenga disciplina.

23. ¿Qué han aprendido de todo esto?

A saber y conocer cuándo sí, cuándo no y cuándo nunca. Hemos aprendido a entender que las buenas cosas llevan su tiempo y que la empatía es la clave para llegar al éxito.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Edwin Bohorquez Aya

Por Edwin Bohorquez Aya

Comunicador social-periodista. MBA Inalde Business School. Premio Iberoamericano de Periodismo Económico IE Business School, Madrid (España). Premio a Mejor trabajo periodístico de Analdex, categoría prensa@EdwinBohorquezAebohorquez@elespectador.com

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar