Publicidad

La historia del emprendimiento que nació en Kennedy y ayuda a más de 600 empresas

Cuenta su fundador, de 26 años, que comenzaron en pandemia, gratis, para apoyar a los pequeños negocios que se estaban quebrando, y la solución fue el comercio en línea.

Edwin Bohorquez Aya
01 de abril de 2024 - 02:10 p. m.
Sebastián Sánchez, fundador y CEO de Chicago Boys.
Sebastián Sánchez, fundador y CEO de Chicago Boys.
Foto: Cortesía Chicago Boys

Esta es una de esas historias que nacieron en pandemia, que surgieron producto de la necesidad, que buscaban ser una opción ante tanta incertidumbre. “Su idea de negocio surgió para apoyar inicialmente a los microempresarios y comerciantes de la localidad de Kennedy (Bogotá) que no sabían cómo vender por internet”, nos contaron. Dos años después -solo en 2023-, Chicago Boys, como se llama el emprendimiento, “registró una facturación de $1.500 millones (378 % frente a años anteriores) y un portafolio de clientes de más de 600 empresas”. Y aseguran que en sus últimos 6 meses, “generaron más de US$ 1.5 millones en ventas, todo de manera 100 % digital”.

Y para lograr esos números, ¿qué es lo que hacen actualmente? De acuerdo con Sebastián Sánchez, fundador y CEO de la compañía, “Chicago Boys es un emprendimiento que se consolidó como la primera agencia digital del país que realiza -y trajo a Colombia- los videos UGC (User-Generated Content), los cuales gracias al uso de la Inteligencia Artificial le permiten a las personas y marcas crear y difundir contenido audiovisual en plataformas digitales. Este contenido puede incluir opiniones, testimonios, reseñas y otros materiales generados de forma orgánica y auténtica”. Según sus cifras, ya han desarrollado más de 2.000 videos de este tipo cada mes, así que le enviamos nuestros formato de entrevista y aquí está su histora en 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos:

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

Me llamo Juan Sebastián Sanchez, tengo 26 años y aún soy estudiante de doble programa de la Universidad Javeriana: Comunicación Social y Ciencia Política. En ambas voy en noveno semestre. Decidí aplazar temporalmente los estudios para apostarle 100 % al crecimiento de mi emprendimiento.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

El objetivo inicial era simplemente ejecutar estrategias, sin ánimo de lucro, que permitieran la transformación digital de los pequeños comerciantes y microempresarios de la localidad de Kennedy (Bogotá), quienes estaban siendo muy afectados por las pérdidas económicas que generó la pandemia. Para sobrevivir en medio del confinamiento, sí o sí tenían que empezar a vender por internet o el sueño de su vida entraría en quiebra.

En la medida en que el proyecto tomó fuerza, pasamos de impactar de 5 o 6 micronegocios con nuestra solución, a más de 1.500. Al principio todo se hizo, literal, por “amor al arte”, es decir, gratis; pero, poco a poco, los empresarios empezaron a pagarnos y fue como formalizamos el emprendimiento. De hecho, tras 5 meses de operación, ya no solo éramos una compañía que creaba estrategias de marketing online, sino que, además, nos encargamos de absolutamente todo lo que necesitaba una empresa para hacer su transformación digital: desde la creación de la tienda en línea hasta la automatización del cierre de leads o pedidos generados por esas tiendas digitales, entre otros.

Con el tiempo, nos convertimos en una máquina de hacer videos que realmente funcionan para vender y, segundo, creamos un sistema único y exclusivo en Colombia para automatizar todo el proceso de logística con inteligencia artificial para nuestros clientes. Esto ha permitido que nuestros usuarios aumenten su facturación a niveles nunca antes vistos por ventas digitales y nosotros cobremos una membresía mensual por ello. Por ejemplo, cuando iniciamos, cobrábamos $500.000 y ahora tenemos marcas que nos pagan hasta $20´000.000 al mes.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Chicago Boys se hizo, literal, con las uñas; todo el capital se levantó a través de las ventas de la compañía, en ningún momento pedí créditos o algo por el estilo. Con los primeros recursos se pagaron mentorías y se invirtió también en temas logísticos, creación y desarrollo de videos, inteligencia artificial y automatización de ventas.

Este emprendimiento comenzó vendiendo algo que era intangible (la idea de lograr que un empresario vendiera más) y desde ese momento hasta ahora, el producto se ha transformado unas 50 veces.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Inicié sin un solo peso. Como lo dije anteriormente, comencé vendiendo un intangible y cobrando el primer mes de servicio por anticipado. La única inversión que hice para arrancar fue la de tener internet.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Chicago Boys se ha convertido en un grupo empresarial que está desplegando diferentes líneas de negocio para resolver los problemas de los empresarios en el mundo del e-Commerce. Por ejemplo, acabamos de iniciar “Mango”, una importadora especializada en el Dropshiping. Además, tenemos una plataforma educativa llamada Trynity, donde enseñamos a los empresarios a hacer lo mismo que hacemos nosotros y, finalmente, hemos creado un sistema que permite que las empresas automaticen todos sus procesos con inteligencia artificial.

Pasamos de querer ganar dinero a querer transformar el mundo, ya que el futuro empresarial es el comercio electrónico.

6. ¿Soy feliz?

Totalmente. Aunque sufro todos los días, veo la vida bajo dos tipos de placeres: momentáneos y duraderos. Lo único que he tenido con mi emprendimiento han sido placeres duraderos.

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Por ahora no. En este momento solo estoy levantando una pequeña ronda de inversión para llevar esta compañía a otro nivel. Sin embargo, si estamos hablando de un futuro lejano, la vendería solo si es para invertir en un proyecto que tenga mucho más impacto sobre la transformación del mundo.

Recomendada: El ingeniero que creó un restaurante de marisquería mexicana en Bogotá

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Claro, nada fácil. De hecho, podría resumir la respuesta en algo que alguna vez dijo Elon Musk: “emprender es como comer vidrio y mirar hacia el abismo”.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Aún faltan muchas metas por cumplir. Una de ellas es convertir a Chicago Boys como el próximo Nu Bank o Rappi colombiano, con impacto en Latam y en el mundo entero.

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

En Chicago Boys estamos levantando inversión para cuatro nuevas líneas de negocio que aumentarán nuestra rentabilidad en 10 puntos porcentuales y nuestra facturación en un 400 %. Nos adentraremos en la industria de la importación y de la educación.

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Claro. De hecho, Chicago Boys se convirtió en el motor principal de múltiples líneas de negocio. Las ventas automatizadas 100 % pueden ser escalables en cualquier industria.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

Si el desconocido logra demostrar ser un socio estratégico que aporte en conocimiento, confianza, proyección y visión será bien recibido.

Para leer: Nos une la idea de mantener el crecimiento económico y social del país

13. ¿Qué no volvería a hacer?

Contratar más personas de las que necesita la compañía. Fue uno de los principales problemas en nuestro crecimiento.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

Me inspiro Elon Musk en determinación, Simón Borrero en visión y Grand Cardona en ventas. Sin contar mi padre y mi madre que son parte fundamental de lo que soy hoy.

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

El fracaso es el principal motor de aprendizaje. Fracasamos todos los días y de manera constante. Gracias a eso nuestro crecimiento ha sido tan rápido y sólido. Hay días en los que quiero tirar la toalla, luego recuerdo que esto no es una carrera de rapidez, sino de resistencia.

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Runcomerce fue una comunidad que me permitió crecer exponencialmente. Precisamente, Rusbel y Nerio son unos de mis mentores, ambos CEO’s de esta comunidad.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Lo que estamos haciendo está revolucionando la forma de ver el e-Commerce en Colombia y Latam, y lo que estamos logrando es democratizar las ventas por internet.

Otra recomendada: El emprendimiento pensado como fábrica de diseño gráfico y edición de video

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Veo a Chicago Boys como un grupo empresarial que lidera la industria del e-Commerce en Latinoamérica. Esta compañía será el grupo empresarial con más compañías 100 % digitales de toda la región.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Mis papás son mi motor, los que me enseñaron a vender, mi mejor amigo es mi socio y el encargado de las nuevas líneas de negocio y mi mujer es la CEO de la empresa de tráfico pago en adds.

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Es precisamente por eso que hemos creado una plataforma educativa. Esto no solo lo puede tener una empresa, lo deben de tener todos los colombianos y latinos. El gran objetivo es apoyar y asociarme con los emprendedores y pequeños empresarios que quieran revolucionar el mercado del e-Commerce.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

En esta compañía el equipo es lo más importante. Lo que sabe mi equipo no lo enseñan en las universidades. Son un grupo de jóvenes que no pasan del promedio de los 25 años, pelaos soñadores que saben para dónde van y en dónde están. Solo hay un “veterano”, como decimos nosotros, y es Alexander Sánchez, que no solo es mi papá, sino además el encargado de lo más importante, las finanzas.

Otro tipo de negocio: Las amigas que crearon una marca de ropa cómoda y elegante para bebés

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

La capacidad de descubrir lo que necesitan las demás personas. Parece algo normal, pero es lo que me ha permitido vender con un porcentaje de cierre del 90 %.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Que la vida no es una carrera de rapidez, sino de resistencia. En cuestión de finanzas: lo más importante no es la facturación, es el profit. En cuestión de liderazgo: ningún equipo funciona, sin un por qué y un para qué.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com). 👨🏻‍💻 🤓📚

Edwin Bohorquez Aya

Por Edwin Bohorquez Aya

Comunicador social-periodista. MBA Inalde Business School. Premio Iberoamericano de Periodismo Económico IE Business School, Madrid (España). Premio a Mejor trabajo periodístico de Analdex, categoría prensa@EdwinBohorquezAebohorquez@elespectador.com

Temas recomendados:

 

Margarita(75971)03 de abril de 2024 - 11:47 a. m.
ATENCIÓN….CUIDADO….la información de este artículo no es correcta. Chico Boys no existe como empresa. Ahora lo que existe es otra empresa bajo el nombre de Sebastian Sánchez Gutiérrez...y entre las dos no se encuentra en las redes ninguna conexión. El Espectador debería verdaderamente verificar esta información que puede afectar a muchas pimes.
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar