Publicidad
12 Nov 2021 - 9:30 p. m.

Con tecnología masificaron las consultas y sus pacientes no esperan ni 10 minutos

Ya están presentes en 400 municipios de Colombia, en 1.300 farmacias y se quieren convertir en “la clínica virtual más grande de Latinoamérica”.
Camilo Naranjo tiene 35 años y es ingeniero Industrial y economista.
Camilo Naranjo tiene 35 años y es ingeniero Industrial y economista.
Foto: Cortesía

“Ayudamos a un paciente de Bosa a identificar un cáncer de estómago tempranamente y acceder al tratamiento que logró ayudarlo y superar su cáncer”, dice el emprendedor y creador de SaludTools, Camilo Naranjo, cofounder y CEO de esta compañía. “Esperamos cambiar para siempre la manera en la que accedemos a la salud y la forma en la que recibimos tratamiento”, agrega. “El 72% de nuestros pacientes no había tenido contacto con telemedicina” y “9,6 sobre 10 es la calificación del servicio que nos dan los pacientes”, dice con rapidez en su discurso.

Por eso, en 23 preguntas para emprendedores y sus emprendimientos hablamos con Naranjo después de que se quedara, junto con su equipo, con el primer lugar delReto de innovación que late’, un concurso que contaba con el apoyo de Innpulsa, la Sociedad Colombiana de Cardiología, la Asociación Colombiana de Medicina Interna, la Universidad El Bosque, Connect Bogotá Región y Novartis, y que pretendía que “investigadores de Colombia y diferentes partes del mundo sacaran a flote sus ideas para mejorar la atención a pacientes con enfermedades del corazón”.

¿Cómo funciona? El paciente llega a una de las droguerías, paga allí la consulta, le envían por whastapp un link, ingresa y en menos de cinco minutos está en línea con el profesional de la salud dispuesto a atenderlo. Incluso, si es necesario, le pueden llevar las medicinas a domicilio si el paciente así lo requiere, contaba Naranjo.

1. ¿Cuántos años tengo? ¿Qué estudié?

35 años. Ingeniería Industrial y Economía.

2. ¿Cuál fue mi idea y cuándo nació? ¿Qué fue lo que creé?

La idea siempre ha sido poder crear tecnología que mejore la calidad de la medicina y permita el acceso de todos sin restricciones y sin diferencia de estrato, alfabetización digital o edad. Logramos crear un servicio de telemedicina que se apoya en tecnología y que llega a cada rincón del país a través de farmacias. Cualquier colombiano puede acceder a un servicio médico asequible, de excelente calidad, amable y humano y sin esperas. Tan fácil como comprar una aspirina.

3. ¿Cómo logré hacerla realidad y llevarla a los hechos?

Empezamos con un experimento durante el inicio de la pandemia. La propuesta era poder llevar medicina a las personas que más lo necesitaban y que por su nivel socioeconómico no podían acceder. La pandemia hizo que la telemedicina se masificara, pero esto ocurrió principalmente para las personas de ingresos medios y altos, a través de las prepagadas, medicinas complementarias y servicios de pago privado principalmente. Las personas de bajos recursos se quedaron por fuera. Nos propusimos llegar a ellos a través de los lugares a los que vamos cuando estamos enfermos y no podemos esperar semanas por una consulta. Uno de esos lugares es la farmacia. Empezamos con unas pocas y vimos que al paciente le encantaba el servicio y así fuimos creciendo. Este año lanzamos oficialmente el programa en abril y ya estamos en 1.300 farmacias a nivel nacional. Aprendimos que no solo llegamos al paciente de bajos recursos. Hoy llegamos a todos y nuestros usuarios son de todos los estratos y municipios y han encontrado en nuestro servicio un diferencial pues la atención médica es excelente, resolvemos el 75% de los casos con una sola consulta y además somos inmediatos. El paciente no espera más de 10 minutos por su atención.

Si está buscando más historias de emprendimientos, sus creadores y creadoras están aquí, en Emprendimiento y liderazgo de El Espectador.

4. ¿De dónde saqué la plata para ponerla a andar y cómo la pagué?

Cuando empezamos no había forma de buscar inversión externa. Era un sector muy cerrado, así que empezamos haciendo proyectos de tecnología para terceros. Así acumulamos un capital que nos permitió crear nuestra plataforma y consolidar el equipo. El año pasado ya recibimos inversión externa de entidades locales e internacionales y así multiplicamos el crecimiento.

5. ¿Qué estoy logrando con mi emprendimiento? ¿Qué estoy cambiando con mi idea?

Estamos democratizando el acceso a la medicina de calidad, sin esperas y asequible. Especialmente ayudando a las personas que han sido dejadas de lado por el modelo de telemedicina. Somos los primeros en montar una estrategia para dar acceso al médico desde la farmacia y los beneficios a las personas son enormes. El mes antepasado ayudamos a un paciente de Bosa a identificar un cáncer de estómago tempranamente y acceder al tratamiento que logró ayudarlo y superar su cáncer. Este tipo de casos usualmente se dejan avanzar sin detectar por la dificultad que implica acceder al médico, especialmente para las personas que viven de su ingreso diario y no pueden simplemente ausentarse del trabajo para ir al médico.

6. ¿Soy feliz?

Sin duda. Hay día mejores que otros, pero trabajar con un propósito y liderar un equipo de personas que se sueñan el mundo de la misma manera es lo que cualquier profesional pediría.

Esta historia le va a gustar: La idea que nació en pandemia y ya renta más de 130 inmuebles a nivel nacional

7. ¿Vendería mi emprendimiento, mi empresa?

Creo que las empresas se venden cuando una de 3 cosas pasa: cuando se te acaban las ideas para crecer, innovar y llegar a más clientes. Cuando te quedas sin dinero. O cuando llegaste al límite de lo que puedes hacer solo y necesitas a alguien más grande para llevarte a otro nivel. A nosotros aún no nos ha pasado nada de lo anterior.

8. ¿Qué tan duro fue para mí emprender?

Muy difícil. Es poner proyectos personales en espera permanente. Aceptar ganar muy poco. Aceptar miles de “no” todos los días sin perder la disciplina. Es manejar la motivación y la constancia. Perderte de momentos especiales en familia o con amigos por responsabilidades indelegables.

9. ¿Cumplí mi sueño? ¿Qué me hace falta?

Apenas estamos empezando, pero vamos bien.

10. ¿Y ahora qué? ¿Qué sigue?

Ahora vamos a llevar más servicios médicos a más pacientes, a más lugares donde no hay acceso a medicina. Vamos a llevar monitoreo a pacientes crónicos, especialidades médicas y calidad humana, empatía y calidez a millones de pacientes en Latinoamérica. Todo esto con un modelo de negocio sostenible y rentable.

Puede interesarle este emprendimiento: Con un marranito y muchas monedas le ayudan a ahorrar de forma digital

11. ¿Mi emprendimiento es escalable?

Ya logramos llegar a 400 municipios de Colombia con una estrategia de venta totalmente digital. De la misma forma podemos llegar a todos los municipios.

12. Para crecer, ¿recibiría inversión de un desconocido? ¿Le cedería parte de mi empresa?

¡Claro! Lo hacemos cada 12 meses. La clave es saberlos seleccionar. Hasta ahora han sido una pieza clave en nuestro crecimiento

13. ¿Qué no volvería a hacer?

El equipo de trabajo es la clave para todo lo que hacemos. Sin el equipo no logras nada. No volvería a traer a mi equipo a alguien que no se sueñe la salud de la misma forma que nosotros. No volvería a traer al equipo a quien no esté dispuesto a ir un poco más allá de lo establecido para hacer esto posible. La pasión, la actitud, la disciplina y la habilidad son fundamentales, en ese orden, para nosotros.

14. ¿Quién me inspiró? ¿A quién me gustaría seguir?

La inspiración vino de experiencias negativas. Luego de trabajar en el sector salud por muchos años y ver como la tecnología cambia la vida de las personas, especialmente de los que más lo necesitan, se volvió una obsesión poderlo llevar a todos. Los líderes a quienes sigo son aquellos emprendedores que empezaron de cero y convirtieron un sueño en una forma de resolver problemas de sus usuarios.

Una buena historia para leer: Su familia da empleo formal a 1700 personas a punta de domicilios nacionales

15. ¿Fracasé en algún momento? ¿Pensé en tirar la toalla?

¡Claro! Todos los días, varias veces al día. Intentamos cosas nuevas continuamente que fallan en una gran mayoría de veces. Pienso en tirar la toalla al menos una vez al mes. Todos los días convivimos con el fracaso y la frustración. Afortunadamente tirar la toalla no es una opción.

16. ¿Hago parte de algún tipo de comunidad que me ayuda en este camino de emprender?

Si varias. Hemos participado en varios programas de aceleración como Rockstart, Endeavor y más recientemente Latitud. La comunidad emprendedora es increíble. Nunca había sido parte de una sociedad tan especial. Tienes cientos de personas extremadamente capaces, experimentadas y exitosas que están dispuestos a ayudarte a llegar allá a cambio de nada. Debes asegurarte de poder hacer lo mismo con lo que luego necesiten de ti.

17. ¿Lo que estoy haciendo trasciende? ¿Podrá impactar a nuevas generaciones?

Esperamos cambiar para siempre la manera en la que accedemos a la salud y la forma en la que recibimos tratamiento.

18. ¿Cómo me veo en 10 años y cómo veo a futuro mi emprendimiento, mi empresa?

Seremos la primera opción cuando te enfermes. Cuando llegues a tu casa en la noche y tu hijo tenga fiebre, vamos a ser tu primera opción. Incluso antes del acetaminofén. Seremos la clínica virtual más grande de Latinoamérica.

19. ¿Qué papel han jugado mi familia y mis amigos?

Me han tenido enorme paciencia, apoyo y confianza. Sin este apoyo sería imposible hacer los sacrificios que se necesitan para poder poner este tipo de empresas a funcionar durante años.

20. Yo lo logré. ¿Ayudaría a otros emprendedores a que lo logren?

Lo hago todos los días y debe ser una de las principales misiones que cualquier emprendedor debe tener.

21. ¿Qué papel jugó mi equipo? ¿Quién es?

Como mencionaba, el equipo es la parte más importante de lo que hacemos. Son personas que comparten tu sueño y que también quieren dedicar su trabajo a hacer que esto ocurra. Nos acompañan todos los días en las buenas y en las malas con disciplina y motivación y comparten su conocimiento generosamente con otros, pensando en llevarlos a progresar.

22. ¿Cuál es mi sello personal? ¿Qué me diferencia del resto?

No creo tener un sello personal, ni ser diferente de otros. Soy disciplinado y tengo un sueño que quiero cumplir más que cualquier otra cosa y estoy dispuesto a hacer muchos sacrificios por eso. Esa es la única diferencia que he visto.

23. ¿Qué he aprendido de todo esto?

Todos los días aprendo cosas. Tal vez la más importante es a valorar la gente que construye contigo y que quiere lograr lo mismo que tú, así la forma de hacerlo sea muy diferente.

Si conoce historias de emprendedores y sus emprendimientos, escríbanos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com).

Síguenos en Google Noticias