4 Oct 2020 - 5:35 p. m.

Yo soy yo y mi circunstancia en Colombia

“Colombia in my arms” es un documental grabado por dos finlandeses entre 2017 y 2018. Está película, que registró distintos puntos de vista y experiencias sobre el conflicto armado colombiano, se estrenará este 4 de octubre en DirecTV.

“Yo soy yo y mis circunstancias” escribió el filósofo español José Ortega y Gasset. Este documental ejemplifica su idea. Se inicia con un hombre limpiando un arma. Después de pasar cuidadosamente un trapo por cada uno de los recovecos del fusil, explica que lo cuida porque lo quiere, porque le parece bello, porque lo ha acompañado. Termina de limpiar, lo carga, lo protege y le cuesta desprenderse porque sabe que dentro de poco tendrá que entregarlo. Quiere a su aparatosa herramienta para defenderse y atacar, pero se ilusiona más por un futuro en el que no tenga que usarla, y entonces sueña en voz alta con un tono de culpa por las vidas que quitó con la excusa de la guerra: “eran ellos o yo”. Su justificación es igual de entendible o reprochable a la del hombre rico sentado en su sala dotada de adornos, quien habla sobre pobreza, política o guerra con un cigarrillo en la mano y un vaso de whisky en la otra. Toma un trago y explica que viene de una familia que ha gobernado durante años y años. Se muestra comprensivo con la barbarie de un país desigual porque ya está “condenado”. Muchas razones, convicciones o simplemente excusas que podrían ser reprobables o justas debido a que nació allí y ese ha sido su universo, su mundo, su lugar para entender la vida. Son opiniones como las de la senadora que no cree en una negociación de paz con “terroristas” que no merecen perdones ni futuros distintos a los de los barrotes.

Algunas caras del conflicto que han sido tan difíciles de entender por los colombianos, fueron registradas por dos finlandeses. La polarización en Colombia comienza a explicarse desde algo aún más básico y universal: la condición humana. Cada persona intenta salvarse. Algunos solo quieren vivir, así que luchan por comer; otros, además de su existencia, pelean por la del “pueblo”, y entonces sacan fuerza del dolor que a ellos les causaron cuando eran inocentes y lejanos de un conflicto impuesto. Hay personas que ven la guerra desde un sofá, que no combaten, pero que han leído un poco más y explican con conceptos e ideologías las muertes de los que no alcanzaron a entender por qué los mataban si a nadie hirieron, si solo vivían entre montañas en las que no había Estado. Obedecieron a los que llegaron a decir que eran la ley y después tuvieron que rendirle cuentas a los otros que dijeron que no, que eran ellos los que mandaban, y así durante años. Un documental para permitirse abandonar las pasiones y escuchar las opiniones que han sido bloqueadas por la indignación. Una película para dejar de reaccionar.

Comparte:
X