Publicidad
15 Dec 2020 - 4:51 p. m.

EPS no deben negar cirugías plásticas sin antes analizar su necesidad: Corte Constitucional

Una mujer le ganó un pulso a su EPS y logró que, vía tutela, la Corte ordenara hacerle una abdominoplastia para removerle el exceso de piel que le ocasionó un bypass que le hicieron previamente para tratarla por obesidad.
“Las entidades prestadoras de los servicios de salud no pueden entrar a calificar, prima facie, una cirugía plástica reconstructiva como ‘estética’ o ‘cosmética", señaló la Corte.
“Las entidades prestadoras de los servicios de salud no pueden entrar a calificar, prima facie, una cirugía plástica reconstructiva como ‘estética’ o ‘cosmética", señaló la Corte.

Una mujer a la que le habían practicado un bypass por obesidad perdió 51 kilos con el procedimiento. Sin embargo, tras la cirugía, quedó con flacidez en el cuerpo y un exceso de piel que le dificultaba desempeñarse en su trabajo o en tareas del hogar. Aunque el médico le dio una orden para que le hicieran una abdominoplastia, con el fin de quitar toda la piel sobrante, su EPS se negó. El caso llegó hasta la Corte Constitucional, que no solo ordenó practicarle esta segunda cirugía a la mujer, sino que regañó a la entidad por no haber analizado si era realmente necesaria antes de decirle que no.

(Lea también: Las reglas de la Corte Constitucional para que EPS entreguen pañales y sillas de ruedas)

“Las entidades prestadoras de los servicios de salud no pueden entrar a calificar, prima facie, una cirugía plástica reconstructiva como ‘estética’ o ‘cosmética’ sin antes hacer un análisis del caso particular y de las condiciones físicas, psicológicas y funcionales que la rodean”, reiteró la Corte Constitucional en el fallo de tutela. La demanda de la mujer contra la EPS Anas Wayuu llegó allí, pues ella misma le pidió al alto tribunal revisar el expediente, que no había tenido mucha suerte en la segunda instancia, donde el juez consideró que se trataba de un procedimiento cosmético.

La propia EPS había reconocido que la paciente presentaba “secuelas de flacidez de piel y tejidos blandos” por el bypass que le habían practicado en 2016, pero dijo en el trámite de la tutela que toda la piel colgante no limitaba las funciones de la mujer. En primera instancia, el juzgado segundo municipal de Maicao sí le dio la razón a la mujer y ordenó que le hicieran el procedimiento, cuyos costos debería asumir el sistema público de salud. Pero la EPS apeló y en segunda instancia otro juez consideró que, “la flacidez y exceso de piel constituyen una consecuencia natural del bypass al que se sometió”.

(Le puede interesar: ¿Cómo han cuidado los jueces la salud de las democracias?)

La Corte Constitucional seleccionó el expediente para revisión y en la sentencia reiteró lo que ha dicho anteriormente en varios fallos: no todas las cirugías plásticas pueden ser consideradas estéticas y, por ende, negadas por las EPS. Para estudiar este tema, el alto tribunal ha impuesto cuatro parámetros para determinar si un procedimiento debe asumirlo el sistema de salud: “La primera regla establece que la medida para determinar en qué grado la falta de servicio es necesaria, debe enfocarse en la búsqueda por mantener unas condiciones de vida digna al paciente”, dice el fallo.

Y continúa: “La segunda exigencia se concentra en que la prestación reclamada por el ciudadano debe contar con un respaldo científico en lo que se refiere a efectividad y calidad y que la misma no pueda suplirse por un medicamento, insumo o procedimiento que sí se encuentre en el plan de beneficios en salud y que sirva para el mismo propósito. La tercera regla se fundamenta en que, en principio, el médico tratante adscrito a la E.P.S. es la autoridad con conocimiento suficiente para establecer cuáles son los tratamientos que requiere el paciente para poder superar su enfermedad”.

Y la última regla es que, “el Estado, a través de la Administradora de los Recursos del Sistema de Salud (ADRES), es quien debe cubrir exclusivamente aquellas prestaciones cuyo destinatario no se encuentra en capacidad de solventar”. En el caso de la mujer que presentó esta tutela, la Corte encontró que se cumplían las cuatro reglas: la abdominoplastia era necesaria para que la mujer viviera dignamente, tiene un respaldo científico y no puede suplirse por otro procedimiento, y fue ordenada por un médico.

(Lea: Corte Constitucional le pide al Congreso, otra vez, dejar reglas claras sobre la eutanasia)

Así las cosas, el alto tribunal concluyó que, “los procedimientos quirúrgicos ordenados a la accionante por el médico tratante buscan corregir problemas generados por el diagnóstico de obesidad mórbida de la accionante y están orientados a dar solución a las secuelas que quedaron de la cirugía de bypass bariátrico que le fue practicada a la actora en 2016”. Y, en ese sentido, ordenó a la EPS iniciar todos los trámites en 48 horas para garantizarle a la mujer que le van a practicar el procedimiento, así como los tratamientos que consideró el especialista que la valoró.

Síguenos en Google Noticias