Publicidad
21 Jun 2022 - 5:54 p. m.

Cristina Fernández pidió menos importaciones con su iPhone 13 Max en mano

La vicepresidenta de Argentina dijo que el país tiene un descontrol con las importaciones. En redes la juzgaron por dar esa declaración con un celular de alta gama importado.
La vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, pidió un mayor endurecimiento de los controles cambiarios.
La vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, pidió un mayor endurecimiento de los controles cambiarios.
Foto: EFE - Maximiliano Luna

Como una “gran ironía” fue calificada la intervención de Cristina Fernández en el evento de la Central de Trabajadores de la Argentina que se realizó el lunes por el Día de la Bandera. Primero, la vicepresidenta denunció un “festival de importaciones” y una falta de control sobre las empresas que, según explicaba, afectaba el rumbo económico del país. La exmandataria declaró que el país tiene un problema de descontrol con las importaciones.

“El verdadero y real problema de la Argentina es la escasez de dólares y la economía bimonetaria. Hay un festival de importaciones y el Gobierno debe pensar cómo articular más adecuadamente al Banco Central, el Ministerio de la Producción y la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) en la aduana”, agregó, haciendo referencia al poco monitoreo que hay sobre lo que hacen las empresas en el país.

La vicepresidenta denunció que hay jueces y fiscales al servicio de “darles dólares a los importadores”, en una clara pulla al gabinete de Alberto Fernández. Según comunicó, “entre enero de 2021 y marzo de 2022 salieron del país 1.847 millones de dólares de importaciones autorizadas por jueces y fiscales a través de amparos”.

Ante este escenario, Fernández de Kirchner pidió un mayor endurecimiento de los controles cambiarios, un discurso que justificaría las próximas medidas del Gobierno para reducir la salida de divisas. Sin embargo, las críticas a su discurso no se hicieron esperar, principalmente por la imagen que se capturó de CFK: mientras daba su discurso contra las importaciones, ella tenía un iPhone 13 Max en su mano, uno de los celulares más costosos del mercado. El modelo de Apple se volvió tendencia en Twitter en todo el país en cuestión de minutos.

“Habló del festival de importaciones y ella tiene un iPhone en la mano. Por favor, señora, póngase de acuerdo… mi querida Cristina”, manifestó el diputado José Luis Espert de Avanza Libertad.

El ministro de Gobierno de Buenos Aires, Jorge Macri, se sumó a las críticas contra la vicepresidenta por sus declaraciones. “Han destrozado la clase media y no entienden que en la economía nadie produce todo. Te hablan con un iPhone que lo compraron y es también una manera de gastar dólares. No creen en la libertad, en los ciudadanos libres, en el privado y en el comerciante porque quieren que todos dependan de ellos. La hipocresía es total”, resaltó.

El dibujante Nik también reaccionó a la escena: “¡Usá la lapicera! ¡Hay un festival de importaciones! ¡Defender la industria nacional!, dice Cristina desde un iPhone 13 Pro Max, reloj Cartier y cartera Louis Vuitton”, tuiteó el caricaturista.

De acuerdo con Ámbito, las importaciones de bienes finales han descendido durante la gestión de Alberto Fernández, pero en paralelo se observa una aceleración de importaciones de insumos, que ya representan el 87 % del total, por sobre los bienes finales.

Más allá de las críticas de Cristina Fernández y el episodio de su iPhone 13, hay algo claro para Argentina: para el Gobierno es una necesidad equilibrar el mercado cambiario, pues el Fondo Monetario Internacional (FMI) le reclama acumular reservas y esto no ha sido posible, pese a que el precio de las materias primas que exporta el país ha llegado a niveles récord. El objetivo es imponer restricciones al cepo cambiario (la venta de divisas). Es decir, “cerrar el grifo” de acceso al mercado cambiario para cuidar las reservas y evitar la fuga de capitales, así como frenar las maniobras de las compañías que aprovechan el mercado cambiario para sacar ganancias, aprovechando la elevada brecha cambiaria.

Le recomendamos: El mensaje de Estados Unidos a Gustavo Petro, tras su triunfo en las urnas

La situación económica en Argentina es delicada. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), los precios al consumidor en Argentina experimentaron en mayo pasado una subida interanual del 60,7 %. Mientras que en el quinto mes del año crecieron el 5,1 % en comparación con abril pasado, evidenciando cierta desaceleración con respecto a las elevadísimas tasas del 6,7 % de marzo y del 6 % de abril último.

La vicepresidenta remarcó que el proceso inflacionario del país suramericano se debe en gran medida a la gestión anterior, cuando gobernaba el líder opositor Mauricio Macri (2015-2019) y a la toma de deuda externa durante ese período.

Todos los procesos inflacionarios de la Argentina fueron precedidos de un ciclo de endeudamiento previo. Es acá donde juega la economía bimonetaria, cuando se acaban los dólares comienza la carrera por la devaluación, donde comienza la brecha de los dólares financieros que hoy hacen negocios”, aseguró.

👀🌎📄 ¿Ya se enteró de las últimas noticias en el mundo? Le invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias