Publicidad
11 Aug 2020 - 2:05 a. m.

Elección del presidente del banco regional: “To BID or not to BID”

Crecen las voces en contra de Mauricio Claver-Carone, candidato de Donald Trump para presidir el organismo regional. Un grupo de países, liderados por Argentina, propone aplazar la votación hasta después de las elecciones presidenciales en EE. UU. Una pelea de David contra Goliat.

César A. Sabogal R. / Washington, @CesarASabogalR

Mauricio Claver-Carone es el candidato de Donald Trump para la presidencia del BID.
Mauricio Claver-Carone es el candidato de Donald Trump para la presidencia del BID.
Foto: Juan Karita

El ambiente en Washington está caldeado en torno a la elección del sucesor del colombiano Luis Alberto Moreno en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La eventual llegada del cubano-estadounidense Mauricio Claver-Carone a la presidencia del organismo podría representar una tabla de salvación en Florida a la golpeada intención reeleccionista de Donald Trump. Por eso genera resistencia en sectores de Latinoamérica, Canadá, Europa y la bancada demócrata del Congreso estadounidense, que le apuestan a que la votación se aplace hasta marzo del 2021.

Los gobiernos de Chile, México y Costa Rica se acaban de sumar a la lista de naciones latinoamericanas, lideradas por Argentina, que intentan aplazar la próxima Asamblea del BID, prevista para mediados de septiembre, cuyo principal objetivo es elegir al sucesor de Moreno, quien estuvo quince años al frente del organismo multilateral.

La nominación de Mauricio Claver-Carone, asesor de la Casa Blanca para Asuntos del Hemisferio Occidental y “ahijado” político de Marco Rubio, poderoso senador republicano de Florida, generó una tormenta diplomática no solo porque con su designación Trump rompió una tradición de sesenta años que dicta que la presidencia del Banco debe estar en manos de un latinoamericano. No es lo único.

También, preocupa a los analistas su sesgo ideológico y falta de preparación. “Claver-Carone no está calificado para ser presidente del BID y sus fuertes sesgos ideológicos deben ser motivo de preocupación para la región”, dijo a El Espectador Michael Shifter, de Diálogo Interamericano. El analista recordó que la nominación del cubano-estadounidense viola las normas del BID y divide a la región.

Ver más: La tormenta política que EE. UU. desató dentro del BID

Países como Ecuador, Colombia, Brasil, Paraguay, Honduras, Haití, Uruguay, El Salvador, Jamaica, Panamá, Venezuela (la de Juan Guaidó) y Bolivia ya dieron su respaldo al candidato de Trump, pero se abrió un frente liderado por Argentina, que está en franca oposición y ahí están en la fila Perú, Chile, Costa Rica y México.

“La postulación de Claver-Carone por la Casa Blanca está basada en un interés de política interna y parte de una estrategia de campaña de Donald Trump para ganar los 29 votos electorales de Florida en noviembre”, dijo, a su turno, Christopher Sabatini, analista, de Chatham House, de Londres en su columna de ayer lunes en The Washington Post. “¿Por qué debería este candidato no calificado estar a cargo de una institución de desarrollo regional en un momento de angustia económica y social sin precedentes en América Latina?”, cuestionó Sabatini tras advertir que “los presidentes latinoamericanos al frente del banco que prestó US$13.500 millones a la región en 2018 han propuesto iniciativas sobre cambio climático y sostenibilidad ambiental, entre otros temas” en los que la administración Trump no cree ni ha defendido a escala nacional ni internacional.

Otra de las críticas al candidato de Trump es en qué quedará su liderazgo si el presidente pierde en noviembre. “Si bien es cierto que Claver-Carone ha prometido que puede entregar más fondos a las naciones de Latinoamérica, con demócratas claves en los comités de asignaciones del Senado y la Cámara ya declarando oposición a su candidatura, no está claro cómo podría cumplir esas promesas, y mucho menos liderar la institución si Trump pierde”, puntualizó Sabatini.

Ver más: ¿Asamblea del BID en septiembre?

Por eso, la nueva ofensiva diplomática del grupo liderado por los gobiernos de Argentina, Chile, México y Costa Rica está basada en conseguir el aplazamiento de la votación. “No será fácil posponer la votación, pero es posible, especialmente con una coordinación sostenida y efectiva en la región”, enfatizó Shifter.

Ver más: Unión Europea se opone a elección de candidato de Trump en el BID

El BID es el mayor banco regional del mundo y es la fuente principal de financiación para proyectos de desarrollo económico, social e institucional del Caribe y de América Latina. Se calcula que anualmente hace préstamos por US$12.000 millones. Tiene 47 miembros, que incluyen a 26 países de la región, además de Canadá, EE. UU. y 19 países no regionales, entre ellos, China.

Estados Unidos domina el sistema de voto ponderado con un 30 % de estos, pero aunque con ese sistema pareciera que Trump la tiene fácil para imponer a su candidato, algunos gobiernos de la región le apuestan a que se repita el episodio bíblico de David contra Goliat.

Cinco expresidentes latinoamericanos —Ricardo Lagos, Fernando Henrique Cardoso, Julio María Sanguinetti, Juan Manuel Santos y Ernesto Zedillo— escribieron una carta abierta a los países miembros del BID pidiéndoles “unirse detrás de un candidato latinoamericano”. Hablan de los dos postulados: Laura Chinchilla, expresidenta de Costa Rica, y el argentino Gustavo Béliz.

México y su presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien recientemente visitó la Casa Blanca y al que acusaron de “entregado a EE. UU.”. ya tomó partido en el debate y se puso del lado de su amigo y aliado político Alberto Fernández, presidente de Argentina, quien tan pronto vio que Trump podría apoderarse del BID comenzó a mover sus fichas. De acuerdo con la prensa argentina, todo se gestó en la Casa Rosada. Fernández habló primero con el mandatario mexicano y luego le pidió respaldo a Joseph Borrell, alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, quien la semana pasada expidió un comunicado llamando al aplazamiento de la elección; también recurrió a Sebastián Piñera, presidente de Chile, y a Costa Rica, que aspira a imponer su candidata. Se espera el pronto apoyo de Perú, cuyo gobierno acaba de cambiar de gabinete.

Análisis del centro de pensamiento Oficina para Asuntos Latinoamericanos en Washington (WOLA, por sus siglas en inglés) señalan que “un director de Estados Unidos al frente del BID disminuye el multilateralismo, obstaculiza las reformas positivas en instituciones financieras internacionales y socava la influencia de otros países en el sistema”.

Ver más: EE. UU. se opone a aplazar la elección en el BID

El congresista demócrata Patrick Leahy, muy cercano a América Latina, propone aplazar las elecciones hasta después de la contienda electoral en EE. UU. “El perfil de Claver-Carone es altamente controversial y llevará a más divisiones; habrá tensiones y disputa de intereses en caso de que Joe Biden sea elegido presidente”, señaló. Opinión respaldada por un grupo de parlamentarios demócratas. Claver-Carone, por su parte, no se ha quedado quieto en el legislativo estadounidense; recientemente consiguió el respaldo del poderoso senador Bob Menéndez, demócrata y miembro del comité de Relaciones Exteriores.

Centros de análisis como el Wilson Center y el Council on Foreign Relations señalan a los latinoamericanos de la jugada de Trump; dicen que es un reflejo de la falta de unión de la región. Para postergar la elección, Argentina deberá contar con el 25% de los votos; algo que podría conseguir si algunos países latinoamericanos se suman. Sumas... y restas.

Síguenos en Google Noticias