Publicidad
16 Dec 2021 - 10:59 p. m.

Mentir en la hoja de vida y plagiar, un hábito común entre los políticos europeos

Mentir en la hoja de vida ha sido el “talón de Aquiles” de muchos políticos. Dos casos de plagio entre políticos europeos, el primero Bulgaria y el más reciente en Rumania, ponen de nuevo en el radar esta tendencia en el continente.
El plagio ha sido el “talón de Aquiles” de muchos políticos en todo el mundo.
El plagio ha sido el “talón de Aquiles” de muchos políticos en todo el mundo.
Foto: El Espectador

Florin Roman, ministro de Innovación y Digitalización de Rumania, renunció a su cargo a poco menos de un mes de haberlo asumido. Una investigación periodística sobre las presuntas irregularidades en su currículum y la evidencia de plagio en un título académico forzaron la abrupta salida del funcionario, quien alegó que dimitía para no generarle inconvenientes al recién posesionado primer ministro, Nicolae Ciuca.

“Renuncié como ministro. Cuando el blanco se vuelve negro, cuando todo se malinterpreta, cuando se cometen errores materiales, pero llega el linchamiento desde el primer día de mandato, ya es demasiado”, escribió Roman tras su dimisión.

La investigación que puso contra las cuerdas a Roman fue publicada por periodistas del medio Libertatea, quienes no pudieron encontrar los artículos académicos que el político decía haber escrito en 2006. Además, los reporteros acusaron al funcionario de plagiar parte de su maestría y de mentir en su currículum sobre la universidad a la que había asistido.

“Es una campaña para denigrarme”, dijo Roman tras la investigación.

👀 Vea también: La prueba reina: una presentación en PowerPoint pone contra las cuerdas a Trump

Pero, como señala el diario The Guardian, Roman no es el único político rumano que ha mentido sobre su hoja de vida en los últimos años o que ha cometido plagio. De hecho, el exprimer ministro rumano, Dacian Ciolos, recordó que su precedesor en el cargo, Victor Ponta, tuvo que renunciar tras verse inmerso en un escándalo de plagio, pues copió grandes apartados de su tesis doctoral sin la debida atribución.

“Roman no es una víctima. Es un exponente de la clase política rumana que destruyó lo mejor de Rumania”, dijo Ciolos a The Guardian.

Para Emilia Sercan, periodista investigativa en Rumania, los plagios son el “talón de Aquiles” de los políticos rumanos. Ya son docenas de casos de plagio que han tumbado a los funcionarios de ese país.

Pero Rumania no es el único país de la Unión Europea que ha sido sacudido por los plagios. De hecho, hace tan solo unas semanas Dimitar Gardev, candidato búlgaro al Ministerio de Exteriores, fue acusado por el medio Euractiv.bg de mentir sobre su experiencia laboral en su hoja de vida. Gardev dijo que había trabajado en las comisiones parlamentarias de Asuntos Exteriores y de Seguridad y Defensa en el Parlamento Europeo, pero dicho órgano no tenía registro de su trabajo.

🌎 Le puede interesar: Corea del Norte ejecutó a por lo menos siete personas por ver K-pop

Con este panorama, cabe recordar que Ucrania también ha sufrido graves escándalos por casos de plagio en las altas esferas de la política. Al igual que otros políticos, el expresidente ucraniano Victor Yanukovych también habría tomado grandes apartados de otros textos para su libro “Ucrania, una oportunidad”. Según explicó, las notas a pie de página se eliminaron para “facilitar la lectura”. No es la única vez que fue acusado de plagio. En 2004, cuando intentó llegar a la presidencia por primera vez, Yanukovich tuvo un escándalo respecto a la presentación de su campaña, pues cometió por lo menos una docena de errores ortográficos que sembraron las dudas sobre un posible plagio en el documento.

Años después, en 2017, Arseniy Yatsenyuk, exprimer ministro ucraniano, revivió el debate sobre el fraude académico al recibir acusaciones de plagiar su disertación. Los dos casos quedaron en el olvido.

El presidente del Gobierno español fue el protagonista del caso más sonado de plagio en España en los últimos años. Medios españoles como ABC compararon la tesis de Sánchez con otros documentos y encontraron que estaba repleta de plagios e irregularidades. Sin embargo, el análisis de tres programas anti-copia concluyó que la tesis no contenía plagio.

📄 Le recomendamos: Falleció el periodista que “derrumbó” el Muro de Berlín con una sola pregunta

“La ausencia de plagio en la tesis es paralela a la escasa relevancia e impacto que ha tenido la tesis de Sánchez en el mundo académico, bien por el difícil acceso al texto, hasta hoy solo disponible en formato papel, bien por su propio interés intrínseco. Según la plataforma Google Scholar, especializada en búsqueda de literatura científica, la tesis de Sánchez no ha sido citada ni una sola vez por otros académicos en sus trabajos”, apuntó el diario El País de España.

En Alemania, los casos de plagio y de mentiras en las hojas de vida fueron todo un dolor de cabeza para la ahora excanciller Angela Merkel. El caso de Karl Theodor zu Guttenberg ha sido uno de los más sonoros. La Universidad de Bayreuth detectó plagio en la tesis doctoral del exministro de Defensa alemán, quien no tuvo otro remedio que renunciar a su cargo.

Para Merkel, este fue un golpe duro, pero no sería el único ni el más grave en su gabinete. Annette Schavan, quien estaba a la cabeza de la cartera de Educación y Ciencia, plagió su tesis doctoral con la que aspiraba a graduarse de la Universidad de Düsseldorf. Al igual que con el caso Guttenberg, Merkel tuvo que pedirle la renuncia.

🌎 Le recomendamos: Esas palabras no son suyas: Biden, Putin y otros políticos acusados de plagio

Y aunque el caso de Schavan parece ridículo, ya que se desempeñaba en la cartera de Educación y debía dar ejemplo con su comportamiento, hubo otro peor. En 2013, Alemania descubrió que la parlamentaria Petra Hinz había mentido en todo su currículum: ni siquiera se había graduado del bachillerato. La presión política obligó a la diputada del Partido Socialdemócrata a dejar su curul.

Otro ministro de educación que tuvo que renunciar fue Evis Kushi, de Albania, cuyos estudiantes manifestaron que les había robado su trabajo. Una investigación probó que había plagiado el 90 % de sus publicaciones académicas. El exalcalde de Berat, Ervin Demo, quien estuvo en la cartera de Educación desempeñando el cargo de viceministro, también plagió grandes apartados de su libro. La mayoría de los implicados conservó sus posiciones tras los escándalos.

Si bien en la mitad de los casos recopilados hemos visto una falta inmensa de justicia, el caso húngaro nos recuerda que la rendición de cuentas puede llegar tarde o temprano. La Universidad de Medicina Semmelweis de Budapest encontró que la tesis doctoral de Pál Schmitt, presidente de Hungría, fue copiada de otro documento. Schmitt se vio en la obligación de renunciar a su cargo en 2012 y su título de doctor fue anulado.

👀 Vea también: La U. Externado confirma que sí hubo plagio en la tesis de Jénnifer Arias

👀🌎📄 ¿Ya estás enterado de las últimas noticias en el mundo? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Recibe alertas desde Google News