13 May 2021 - 2:05 a. m.

¿Hasta dónde puede llegar la confrontación entre Israel y Hamás?

Estados Unidos, la Unión Europea y hasta Rusia hacen movidas urgentes para detener el enfrentamiento. Sin embargo, desde los dos lados de la frontera no hay señales de querer una tregua. Este es el panorama de una historia que se repite.

Redacción Mundo

Internacional

La retórica anticipa lo peor: una guerra a gran escala. El ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, dice que “el ejército seguirá atacando para garantizar una calma total y duradera (…) solo cuando hayamos alcanzado este objetivo podremos hablar de tregua”. Desde el otro lado de la frontera, en la Franja de Gaza, Hamás responde que “no habrá marcha atrás en nuestra resistencia, sin importar cuál sea el precio”.

Una factura que para las dos partes en conflicto es muy alta: al menos 48 muertos en Gaza –entre ellos 14 niños y tres mujeres–, a los que se suman dos palestinos fallecidos en Cisjordania ocupada y siete israelíes, el último un niño de 6 años que murió por un cohete disparado desde Sederot, ciudad israelí cercana a la Franja de Gaza. Además, más de 320 palestinos están heridos y, del lado israelí, la cifra es de cien.

Le puede interesar: Enfrentamientos entre Israel y Palestina ya dejan 50 muertos

Desde la Franja de Gaza, sólo la noche del martes, se produjo una lluvia de cohetes hacia Israel: cerca de mil, según las autoridades israelíes. El miércoles, fueron 130 las armas disparadas por Hamás. “Han lanzado más de 1.000 misiles desde la Franja de Gaza. Alrededor de 250 cayeron en la misma Franja y en algunos casos causaron muertos y heridos de los propios palestinos”, informó en un encuentro con prensa internacional Lior Haiat, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel.

Una mirada al pasado

Israel despertó el miércoles con daños considerables que no se veían desde la guerra de Gaza de 2014, con casas y coches destrozados. Desde la Franja se habla de una destrucción peor: edificios en ruinas, cadenas de televisión bombardeadas, túneles derruidos y casas arrasadas por los bombardeos.

Israel y Hamás se dirigen hacia una “guerra a gran escala”, advirtió el enviado especial de la ONU para Oriente Medio, Tor Wennesland, quien pidió a las partes que pongan fin “inmediatamente” a los enfrentamientos. “Una guerra en Gaza sería devastadora y la gente pagaría el precio”, agregó Wennesland en Twitter.

“Todavía hay muchos objetivos en la mira. Esto es solo el comienzo”, advirtió el ministro de Defensa, Benny Gantz, jefe del ejército durante el último conflicto en Gaza en 2014, mientras el primer ministro, Benjamin Netanyahu, aseguró que Hamás “va a ser golpeado de una manera que no se espera”.

El jefe de Hamás, Ismail Haniyé, dijo estar “preparado para defenderse”. “Si Israel quiere una escalada, estamos preparados, y si quiere detenerse, también estamos listos”.

Le puede interesar: Israel y Palestina, la nueva (vieja) crisis que preocupa al mundo

Dos discursos que traen a la memoria de los gazatíes momentos parecidos: 2006, 2008-2009, 2012 y 2014. En 2012, Israel limitó sus ataques al aire; pero en 2014 su ofensiva fue devastadora porque destruyeron hospitales, escuelas, mucha infraestructura quedó hecha añicos, más de 2.200 palestinos murieron, de ellos 1.500 civiles, según informes, y del lado de Israel fueron 66 víctimas mortales, soldados y cinco civiles.

La Franja de Gaza

Gaza vuelve a ser arrasada. Esta ciudad, que limita al norte y al este con el territorio israelí, al oeste con el mar Mediterráneo y al sur con Egipto, tiene apenas 362 km2, con 41 km de largo y entre 6 y 12 km de ancho, donde viven hacinados dos millones de palestinos.

En 2005, el ejército israelí se retiró del enclave palestino, antes de imponerle un bloqueo terrestre, aéreo y marítimo, reforzado en 2007, cuando el movimiento islamista Hamás tomó el poder tras combates fratricidas con el Fatah, de Mahmud Abbas. Desde entonces, Hamás e Israel se han enfrentado en tres guerras (2008, 2012 y 2014).

El territorio está minado por el desempleo, que es de alrededor del 50 %, de acuerdo con el Banco Mundial (BM). Más de dos tercios de sus habitantes dependen de la ayuda humanitaria y uno de cada dos vive por debajo del umbral de la pobreza.

Los hospitales están desbordados por el coronavirus y en los últimos días también por centenares de personas alcanzadas por los bombardeos israelíes. ¿Hasta dónde puede ir el enfrentamiento? La llegada de una cantidad significativa de equipo militar israelí a la frontera con Gaza anticipa lo peor.

Le puede interesar: Donald Trump acusa a Joe Biden de debilidad y falta de apoyo a Israel

“Quiero decir de una forma muy clara que Israel tiene el derecho de la autodefensa y vamos a hacer todo lo necesario para defender a nuestros ciudadanos y nuestra soberanía. Ningún otro país en el mundo habría aceptado este tipo de ataque terrorista y ese tipo de violencia contra su población. Nuestro objetivo es atacar a la organización terrorista Hamás y a las demás organizaciones terroristas, y también la infraestructura que tienen en la Franja de Gaza” explicó Haiat, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel.

La movida política

Rick Gladston explica en el periódico The New York Times que “los enfrentamientos han tenido lugar mientras el gobierno israelí, en cabeza de Benjamin Netanyahu, está en un limbo político, tras cuatro elecciones no concluyentes en los últimos dos años, y después de que el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, pospuso por tiempo indefinido las elecciones legislativas en Palestina, programadas para finales de este mes, la primera elección desde 2006”.

Le puede interesar: Las claves de la nueva ola de violencia en la Franja de Gaza

Analistas políticos le dijeron al periódico La Vanguardia que el “primer ministro podría estar apostando al caos para fortalecer su liderazgo, debilitado. Hamás tampoco da puntada sin dedal. El grupo buscaría fortalecer su liderazgo en la Franja y destronar al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas. Y a todas estas, ¿dónde está la Autoridad Palestina? El silencio retumba.

Diplomacia activa

Ningún otro conflicto hace que se active tan rápidamente la mediación internacional. Fuentes diplomáticas afirmaron a la AFP que la ONU, con la ayuda de Catar y Egipto, inició una mediación a fin de lograr una distensión.

Le puede interesar: ¿Por qué es tan grave la última escalada entre israelíes y palestinos?

Pero el ministro de Relaciones Exteriores egipcio, Sameh Choukri, dijo que hasta ahora Egipto había intentado sin éxito hablar con Israel. Interrogado sobre esta mediación, el portavoz del ejército israelí, Jonathan Conricus, dijo: “No creo que mis comandantes estén al tanto o particularmente interesados”.

El jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, pidió una reunión urgente del Cuarteto para Oriente Medio para poner fin a la escalada de la violencia. Por su parte, el Consejo de Seguridad de la ONU celebró una reunión, pero la declaración final fue vetada por Estados Unidos, que, según diplomáticos, “no considera una declaración para ayudar a una desescalada”.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, anunció, por su parte, que un enviado del gobierno de Joe Biden viajó a Oriente Medio para reunirse con líderes israelíes y palestinos en búsqueda de aliviar tensiones y reducir la creciente espiral de violencia en esa zona. Pero aclaró que EE. UU. no habla con Hamás, considerada organización terrorista por ese gobierno.

“Hay una distinción muy clara y absoluta entre una organización terrorista, Hamás, que está lanzando cohetes indiscriminadamente –de hecho, apuntando a civiles– y la respuesta de Israel, que se defiende”, concluyó Blinken.

El futuro luce incierto, pues en ciudades con población israelí y árabe se extiende la violencia. Ciudades como Lod o Haifa ahora son un campo de batalla: sinagogas en llamas y coches calcinados evidencian lo que todos temen: que la olla de presión estalle.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X