Lena Headey, actriz de "Game of thrones", habla de su encuentro con Harvey Weinstein

Entre 40 y 50 actrices de todo el mundo han contado cómo fueron víctimas de agresión sexual por parte del productor que fue despedido de su empresa, así como de la Academia de Hollywood, el Sindicato de productores de Hollywood, y la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión (Bafta).

La actriz Lena Headey. Archivo AFP

Han pasado dos semanas desde que The New York Times publicó las acusaciones en contra del productor Harvey Weinstein por agresión sexual, y parece que el escándalo apenas comienza. Cada vez son más las artistas que se suman a la lista de víctimas del hombre que, hasta la semana pasada, era uno de los más poderosos en Hollywood. (Leer Hermano de Harvey Weinstein también es acusado de agresión sexual).

Rose McGowan, Angelina Jolie, Asia Argento, Gwyneth Paltrow, Ashley Judd, Lea Seydoux, Eva Green, Rosanna Arquette, Heather Graham, Cara Delevingne, Mira Sorvino, Elizabeth Karlsen, Kate Beckinsale, Angie Everhart, Minka Kelly, Louisette Geiss, Jessica Barth, Lauren Sivan, Emma De Caunes y Judith Godreche son algunas de las artistas que se han declarado víctimas de Weinstein; pero cada día son más las que se animan a contar su historia. (Galería Algunas actrices de Hollywood que acusan a Harvey Weinstein de agresión sexual).

La más reciente en contar su experiencia es Lena Headey, recordada por interpretar a Cersei Lannister en la serie "Game of thrones" (Juego de tronos).
Por medio de varios mensajes publicados en Twitter, Headey contó que en 2005, cuando presentaba en el Festival de Cine de Venecia el filme "The Brothers Grimm", el productor le pidió que fueran a dar un recorrido por los canales, una invitación que aceptó hasta que él le hizo un "comentario sugerente".  (Leer Reese Witherspoon fue agredida por un director cuando tenía 16 años).


lena headey on Twitter


"Un gesto al que yo respondí con una risa porque estaba verdaderamente en shock. Recuerdo pensar que era una broma y decirle algo como 'sería como besar a mi padre'. Así que nos fuimos a tomar algo con el resto del equipo y nunca más volvieron a llamarme para actuar en una película de Miramax".  (Leer Jennifer Lawrence habla de la experiencia más humillante de su carrera profesional).

También denuncia que fue víctima de matoneo por parte del director de "The Brothers Grimm", Terry Gilliam y que las intenciones de Harvey Weinstein no pararon ahí, pues años después, en Los Ángeles, él la invitó a desayunar con el pretexto de mostrarle un guion, sin embargo, la conversación se desvió por el lado personal y sentimental.

"Por alguna razón creía que nunca se atrevería a volver a intentar algo conmigo, no después de haberme reído en su cara y decirle que eso no iba a pasar ni en un millón de años. Pensé que respetaría el límite que le puse y que quizás solo quería hablar conmigo de trabajo".

Pero Harvey Weinstein pensaba de otra forma, de acuerdo al relato de Headey. (Leer Bill Cosby, Woody Allen, los hermanos Affleck y otros escándalos sexuales de Hollywood).

Cuando estaba en el ascensor (de camino a la habitación del hotel del productor), la artista le recalcó al productor que no le interesaba un encuentro sexual o sentimental, algo que en sus palabras lo sacó de casillas. "Se quedó en silencio. Furioso. Pero cuando salimos del ascensor, él caminó por detrás de mí con su mano sobre mi espalda sin decir una sola palabra. Me sentía totalmente indefensa", sostiene la actriz.

Finalmente, la tarjeta de la habitación de Harvey Weinstein no funcionó, así que ambos se devolvieron a la salida del hotel. "Él pidió que trajeran mi auto y me susurró al oído: 'No le digas a nadie nada sobre esto. Ni a tu mánager ni a tu agente'. Entonces entré al carro y rompí a llorar".

El escándalo sobre Weinstein estalló a principios de octubre, cuando el diario The New York Times y la revista The New Yorker destaparon el historial de acosos sexuales supuestamente perpetrados durante décadas por el productor, cofundador junto a su hermano Bob de Miramax y The Weinstein Company.

La lista de mujeres que sufrieron los abusos del productor no ha dejado de crecer en los últimos días, llega a una cifra que oscila entre 40 y 50, e incluye a famosas actrices como Angelina Jolie, quien a finales de la década de los 90 rechazó los avances del productor en una habitación de hotel. (Leer Cara Delevingne cuenta cómo logró un trabajo tras ir a habitación de Harvey Weinstein).

A través de una portavoz, Weinstein negó esta semana las acusaciones de violación, aunque ha admitido que su conducta "ha causado mucho dolor".

Durante décadas, Weinstein ha estado muy ligado a la Academia de Hollywood como uno de sus miembros con más poder que llegó a conseguir 300 nominaciones para los Óscar y 80 estatuillas para sus estudios. (Leer Harvey Weinstein, abandonado por su esposa, viaja a Europa para tratar su 'adicción al sexo').

Entre esos premios, figura el Óscar a mejor película que ganó en 1999 con "Shakespeare enamorado" ("Shakespeare in love").

Según medios especializados, la Academia también había llegado a valorar la posibilidad de arrebatarle ese Óscar a mejor película, pero finalmente se decantó por la expulsión.

Harvey Weinstein, fuera de la industria cinematográfica


Ante el escándalo, Harvey Weinstein fue despedido de su empresa, así como de la Academia de Hollywood, el Sindicato de productores de Hollywood, y la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión (Bafta).

Por otro lado, The Weinstein Company (TWC) informó que recibió una inyección inmediata de dinero por parte del fondo de inversión Colony NorthStar (ex Colony Capital), en medio de las dificultades financieras que enfrenta tras el caso de abuso y acoso sexual que involucra a su cofundador.

"Creemos que la inversión y el patrocinio de Colony ayudarán a estabilizar las operaciones en curso de la compañía", señaló el lunes Tarek ben Ammar, miembro de la junta directiva de The Weinstein Company, citado en el comunicado.

Al mismo tiempo, ambas partes iniciaron discusiones sobre una posible compra de los estudios de cine por Colony, propiedad del magnate Tom Barrack, un amigo del presidente Donald Trump.

"Nos sentimos complacidos de invertir en The Weinstein Company para ayudarla a seguir adelante", dijo Barrack, que asociado a unos fondos cataríes, compró en 2010 los estudios Miramax -originalmente creados por Harvey Weinstein y su hermano Bob- y luego los vendió.

El consejo de administración de la TWC -del que renunciaron cuatro de sus siete miembros- deben reunirse el martes en Nueva York para decidir el final de la compañía, según la prensa.

La TWC despidió a Harvey Weinstein el 8 de octubre, luego que The New York Times revelara una larga lista de acusaciones de acoso sexual durante tres décadas, que no para de crecer. La revista The New Yorker publicó también su propia investigación, donde varias actrices lo acusaron de violación.

A pesar de su despido, la empresa no salió ilesa y perdió grandes proyectos de producción. Apple por ejemplo, canceló un proyecto de serie sobre Elvis Presley, en tanto Amazon dijo estar "revisando (sus) proyectos" con la TWC relativos a dos coproducciones.

Se manejan dos escenarios: la venta de los estudios, que continuarían trabajando con uno o más propietarios nuevos, o su cierre total y la venta de su catálogo de películas y series de televisión.

Las discusiones con Colony descartan por el momento una tercera opción que colocaba a Bob Weinstein y al presidente de la compañía, David Glasser, al frente de la productora con otro nombre.

Barrack, un amante de los "golpes financieros" que fundó Colony en 1991, forjó su fortuna con inversiones en bienes raíces de alto riesgo en Medio Oriente y en créditos inmobiliarios tóxicos en Alemania.