4 Nov 2020 - 5:42 a. m.

Donald Trump se queda con Florida ¿Qué movió el voto en este estado?

Además de las personas blancas de zonas rurales, Trump tenía asegurado otro grupo electoral clave en Florida: los cubanoamericanos y otros hispanos convencidos de que solo el presidente les garantiza que estarán a salvo de un gobierno socialista.

Redacción Internacional y Afp

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, durante un mitin.
Donald Trump, presidente de Estados Unidos, durante un mitin.

El sueño de los demócratas de conquistar Florida se esfumó poco a poco. “Los resultados más tempranos sugieren que el mandatario superó en 120.000 votos la votación de 2016, cuando ganó este estado por apenas 113.000 votos”, se lee en el análisis del New York Times. Al ganar en Florida, Trump se queda con los 29 votos electorales del estado, lo que le da aún más fuerza para ganar las elecciones. Y de hecho la victoria fue más contundente este año: se llevó el 51.2 % de los votos, mientras que en 2016 obtuvo el 48.6 % . Lo cierto es que una victoria en este estado es fundamental para poder llegar a la Casa Blanca.

Además de las personas blancas de zonas rurales, Trump tenía asegurado otro grupo electoral clave en Florida: los cubanoamericanos y otros hispanos convencidos de que solo el presidente les garantiza que estarán a salvo de un gobierno socialista.

“¿Quién va a votar por Biden?”, se preguntó en Miami Clara Giménez, una cubana de 49 años que llegó en el bote “Mariel” en 1980, y eligió a Trump “porque es anticomunista y porque es millonario, no necesita dinero ni necesita fama”.

También le puede interesar: ¿Qué pasa si Donald Trump canta victoria antes de tiempo?

De hecho, Tim Golden columnista del New York Times escribió unos días antes de los comicios, que “según una encuesta realizada este verano por la Universidad Internacional de Florida (FIU), dos tercios de los cubanoamericanos apoyan la postura de Trump de confrontación hacia el gobierno comunista de la isla”.

Agregó que para los cubanos de la vieja guardia de Miami, que huyó de Cuba después de la revolución de 1959, “el intento de Obama de incitar el cambio a través de un compromiso más estrecho siempre fue peligrosamente ingenuo. Al no condicionar su apertura a las mejoras en derechos humanos, argumentaron, Obama le lanzó al entonces presidente Raúl Castro un salvavidas económico sin exigir nada a cambio”.

El mandatario viajó varias veces a Florida con un mensaje claro: “Tu partido quiere volverse socialista y te van a dominar, Joe. Lo sabes”, dijo Trump en plena campaña. Y el discurso parece que llegó a algunos residentes del estado. “No queremos que se meta el socialismo a Estados Unidos, y Biden está con los socialistas, con Venezuela”, dijo Fernando Salcedo*, colombiano en Fort Lauderdale a este diario el 12 de octubre.

Además de los cubanos y de las personas en zonas rurales, Florida es destino de jubilados de todo el país, que llegan a ese estado a retirarse por su clima cálido. Históricamente, es el estado con mayor proporción (20,5%) de personas de más de 65 años.

Y es un grupo clave tanto para Trump como para Biden. De hecho, el último demócrata que logró ganarse a estos votantes fue Al Gore en 2000; El presidente Trump venció a Hillary Clinton entre ellos por siete puntos, explicó el columnista Paul Waldman en el Washington Post en abril de este año. Este grupo pude ser importante en este estado.

También le puede interesar: Lo que se juega EE. UU. en las urnas, según los votantes

Si analizamos el mapa de Florida, hay condados en el norte que definitivamente apostaron por Trump. Estamos hablando del Condado de Columbia, del Condado de Bay, y de Levy. Aún así el mapa se pintó de azul en Orlando, Miami, Tallahassee, Tampa y Jacksonville. Pero ganar en las principales ciudades no fue suficiente para los demócratas.

Florida es sin duda uno de los estados claves para ganar la Presidencia de EE. UU., no solo por los 3 millones de latinos elegibles para votar ahí, sino porque el estado es bien conocido como estado bisagra, donde no hay una ventaja clara para ningún candidato.

En 2000, Florida le dio el triunfo a George W. Bush, y en 2016 la victoria en ese estado despejó la victoria para Donald Trump. Además de Florida, podrían definir la elección presidencial Pensilvania, Georgia, Carolina del Sur, Arizona y Michigan.

*El nombre fue cambiado por petición de la fuente

Le recomendamos:

¿Será el desquite de las encuestas? El mundo mira los números con recelo

Los estados claves de las elecciones presidenciales de 2020

Elecciones del Senado en Estados Unidos en 2020: el otro deseo de los demócratas

Trump ataca a los médicos, las violaciones a la ley de su hija y más en el resumen de la semana

Comparte: