Canción infantil

Noticias destacadas de Opinión

Hace días planeaba dedicar una columna a los creadores de canciones infantiles colombianos. Lo hago ahora porque una vivencia de confinamiento me inspiró la fundamentación de la opinión.

Sucedió que llegué al apartamento de mi amiga Constanza Sánchez justo cuando improvisaba para Marianita, su hija de siete años, alguna actividad que la sustrajera de la tablet. Casualmente ubicó en YouTube una versión casera del tema infantil “La Camagüita” de mi amigo el maestro Jorge Sossa, como conocía la canción, entré canturreando el coro: “cama, cama, Camagüita, voy cantando mi canción…”. Les sorprendió que me la supiera, entonces les dije que era amigo del autor y , para mantener el ánimo juguetón, baile con la mamá y la niña se echó a reír, enseguida la involucramos al baile, aunque más le interesó la palabra “Camagüita” que en la fábula de la canción es la hija del amor entre un camarón y una tortuguita.

Constanza, con tino docente, nos dio papel y lápiz para que cada cual dibujara cómo nos imaginábamos a la Camagüita. La verdad los tres nos gozamos media hora de recocha motivados por la canción.

Cantar a la niñez es un acto inherente a la maternidad, ejemplo de ello son los arrullos, igual está en la lúdica a modo de rondas o de juegos rítmicos y como recurso pedagógico en apologías o lecciones explícitas. Pero la canción infantil como género artístico siempre lo he apreciado como una especialidad poética, procedente de algún atávico compromiso ético con la sensibilidad de la humanidad bisoña.

Acaso porque valoro el arte de componer canciones infantiles y porque intuyo que en estos tiempos de incertidumbres en los que se hacen necesarias nuevas maneras sociales y culturales, la canciones infantiles señalan rutas para cultivar el asombro y la sensibilidad en la nuevas generaciones. Busqué al maestro Jorge Sossa, quién tuvo a bien responderme unas preguntas.

Pregunta: Cuáles son los y las autoras y los temas primigenios.

Jorge Sossa: Habría que hablar de pioneros de la Canción infantil:

En México: José Francisco Gabilondo Soler “Cri cri”

En Argentina: María Elena Walsh

En Venezuela: Simón Díaz “El tío Simón”;

Y decir que, por ejemplo en Puerto Rico, Rafael Hernández, el autor de Lamento borincano o en mi viejo San juan, compuso bellas canciones infantiles.

En Uruguay: Rubén Lena.

En Colombia: dos emblemáticos cantautores:

Jairo Ojeda y Gustavo Adolfo Renjifo.

Pregunta: ¿Cómo se organizaron en un movimiento latinoamericano y caribeño? ¿Cuando nació el movimiento de la canción?

J. Sossa: En 1994 Casa de las Américas convocó a artistas, pedagogos y en general a personas que trabajaban en torno a la canción infantil, al 1er Encuentro de la canción infantil latinoamericana y caribeña. Espacio para compartir canciones, formas de creación, maneras de poner en escena las creaciones, la Concepción de infancia.

Conciertos y seminarios.

Del intercambio fraterno surgió la idea maravillosa de constituir el Movimiento hoy reconocido como MOCILyC. Se propuso realizar encuentros bianuales en diferentes países. Este año, si la pandemia lo permite, se realizará el Décimo quinto Encuentro. Será otra vez en el caribe, en la isla del encanto: Puerto Rico.

15 Encuentros producto del compromiso ético y estético, distantes de propósitos comerciales y muy lejos de las veleidades del mercado.

Colombia organizó las versiones quinta y décimo primera, en 2001 y 2013 respectivamente.

Sin duda, El Movimiento se mueve,

A pesar de todo, se mantienen y enriquecen el afecto, la solidaridad y el compromiso creativo.

Existe un Comité permanente compuesto por los fundadores y los coordinadores de cada encuentro. No hay jerarquías ni estatutos. No hay estructuras rígidas y, sin embargo, se mantiene vivo, dinámico, creativo.

Pregunto: ¿Cómo está la vaina en términos de grabaciones y de difusión?

J. Sossa: Existe gran cantidad de producciones independientes de los diversos países del continente. Producciones que en su gran mayoría circulan en los bordes lejos de las lógicas del mercado y de las plataformas convencionales.

Como plataforma autónoma y basada en conceptos de diversidad y calidad surgió el portal Radio Butia, iniciativa del músico y activista uruguayo Julio Brum. En él se encuentran alojadas más de 10.000 canciones infantiles, pero también juegos, videos, juegos y materiales pedagógicos.

También en el seno de MOCILyC existen programas radiales que tienen como eje la canción infantil. Entre muchos se destacan:

-Me extraña araña de Argentina-Coqui Dutto y Paty Palero.

-Ambos a dos, juegos y canciones de Puerto Rico- Nelie Lebrón.

-Con alma de niños de Colombia-Jorge Sossa y clara Calderón.

@TON Y SON de México-Julio Gullco

Pregunta: Dame 10 nombres de autores o grupos más representativos en Colombia.

Jorge Sossa: Aclaro que en las regiones del país hay muchas creaciones anónimas. Toda lista es excluyente, excusándome con los que omita, nombro a Jairo Ojeda, Gustavo Adolfo Renjifo, Tita Maya (+), Charito Acuña, Jorge

Luis Valencia, Hitayosara Ojeda, Jorge Sossa y los Grupos de la Escuela Nueva Cultura, Clara Calderón, Sandra Sánchez.

Le agradezco a Jorge Sossa la deferencia a mi inquietud.

Sin duda la canciones para la infancia son un cosmos artístico con historia y tradición. Su magia y cualidad poética merece especial tribuna en las nuevas firmas de difusión del arte.

Comparte en redes: