Sirirí

Jamundí, problema nacional

Noticias destacadas de Opinión

Desde hace más de dos años, en esta misma columna y en la que publico en El País, he venido denunciando la creciente presencia de los carteles mexicanos de la droga en los cerros vecinos de Jamundí, importante municipio del Valle, distante solo 15 minutos de su capital, Cali.

Pocas o ningunas bolas se le pararon al asunto y es así como los cultivos ilícitos han venido creciendo de una manera exponencial sin que el Estado se haya tomado el trabajo de controlar la situación.

Cosas horribles, repito, se le dijeron a este escribano por mentiroso y alarmista, pero pasado todo este lapso el problema se salió de madre y hoy existen de 3.000 a 5.000 hectáreas de coca sembradas libremente por los grupos subversivos, los narcotraficantes y los susodichos carteles, que aseguran la comercialización e incluso el procesamiento de la hoja maldita.

Sucede que ahora, ante un nuevo llamado de atención, el burgomaestre jamundeño ha reaccionado primitiva y equivocadamente contra quien escribe estas líneas.

Primitivamente, porque me tilda de ignorante, aunque reconoce que sé de marketing, y equivocadamente, porque esta situación la considera un simple problema y no algo gravísimo que si no se le pone una talanquera va a arrasar con todo lo bueno que tiene este municipio.

Considero que no se puede tapar el sol con un dedo, como se ha venido haciendo, y es un error de marca mayor dejar crecer más y más esta desafortunada realidad, que demuestra la incapacidad de enfrentar tales delitos. Simplemente se opta por asumir una actitud de negación frente a hechos tozudos imposibles de no reconocer.

Insisto, lo de Jamundí no se resuelve con pataletas ni bravuconadas y menos con la intervención de la fuerza pública local, que no puede con semejante chicharrón que requiere, por el contrario, la intervención directa del Ministerio de Defensa —hoy en manos de un vallecaucano— y del Ejército Nacional, comandado por la Presidencia de la República.

Una pregunta final: ¿ustedes creen que si a 15 minutos de Bogotá o de Medellín estuviera sucediendo lo que acontece a 15 minutos de Cali, los paisas y los rolos habrían permitido la siembra y el cultivo de 3.000 o 5.000 hectáreas de coca?

Comparte en redes: