13 Jan 2021 - 9:23 p. m.

Donald Trump será sometido a un segundo juicio político

El presidente número 45 de Estados Unidos se convirtió en el primero en la historia en ser sometido dos veces a un impeachment. La Cámara de Representantes aprobó el juicio político contra Trump, ahora esto debe ser votado en el Senado, que dicen lo haría una vez el mandatario haya dejado el poder.

Redacción Mundo

Internacional

La Cámara de Representantes dio la aprobación para comenzar un segundo juico político contra el presidente Donald Trump. Con el respaldo de los demócratas y de algunos republicanos fueron aprobados los artículos del impeachment que acusan al mandatario de “incitar a la insurrección” cuando miles de sus seguidores tomaron por asalto el Capitolio, el 6 de enero.

  • Trump es el único presidente en la historia que ha sido acusado dos veces. La votación fue de 232 a 197, con 10 republicanos uniéndose a los demócratas.

Ver más: ¿Pueden hacerle juicio político a Trump luego de que deje el cargo?

De acuerdo con el líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, Steny Hoyer, los artículos del impeachment se enviarán de inmediato al Senado, donde se comenzará el segundo juicio político. Hace unos días, varios demócratas habían informado que esperarían los primeros 100 días de gobierno de Joe Biden para ejecutar el juicio y no interferir en su agenda.

Ver más: Lo que necesita saber de un segundo juicio a Donald Trump

La declaración se conoció luego de que el Estado Mayor Conjunto emitiera un comunicado en el que advierte que defenderá la Constitución “contra cualquier enemigo interno o extranjero”. Los principales generales de Estados Unidos condenaron el ataque al Capitolio en un mensaje a las tropas.

“La revuelta violenta (...) fue un asalto directo al Congreso de Estados Unidos, al edificio del Capitolio y a nuestro proceso constitucional”, según un memorando firmado por los ocho miembros del Estado Mayor Conjunto, encabezados por su jefe, el general Mark Milley.

Ver más: Tan solo el inicio

“Los derechos a la libertad de expresión y reunión no le dan a nadie el derecho a recurrir a la violencia, la sedición y la insurrección”, dijeron.

A media tarde de este miércoles, mientras la Cámara Baja seguía la votación para aprobar el juicio, el vocero republicano en el Senado, Mitch McConnell, aliado de Trump hasta los hechos en el Capitolio, aseguró que se podría convocar una sesión de emergencia e instar a su bancada a votar contra Trump, pero una vez Biden lo haya relevado. Es decir que el juicio continuaría en el Senado días después del 20 de enero, fecha de la posesión del nuevo presidente.

Este hábil estratega, muy influyente y crucial aliado de Trump durante cuatro años, tal vez tenga la clave del resultado de este procedimiento histórico, porque podría alentar a los senadores republicanos a condenar al 45º presidente estadounidense.

Los demócratas tomarán el control de la Cámara Alta el 20 de enero, pero necesitarán convencer a muchos republicanos para lograr la mayoría de dos tercios requerida para la condena.

El juicio también corre el riesgo de obstaculizar la acción legislativa de los demócratas al comienzo de la presidencia de Biden, al monopolizar las sesiones en el Senado.

El principal legislador republicano en la Cámara de Representantes de Estados Unidos dijo que el presidente Donald Trump “carga con la responsabilidad” de la invasión al Congreso, pero consideró inapropiado someterlo a un juicio político.

“Un juicio político con tan poco tiempo sería un error” porque “podría dividir más a la nación”, dijo el líder de la minoría republicana en la Cámara (Baja), Kevin McCarthy.

Es un peligro

La presidenta de la Cámara Baja de EE. UU., la demócrata Nancy Pelosi, aseguró este miércoles que Donald Trump “debe irse” ya que es “un peligro claro y presente” para el país, en el debate previo a la votación de un nuevo juicio político contra el mandatario, acusado de “incitación a la insurrección”.

“Sabemos que el presidente de EE. UU. incitó esta insurrección, esta rebelión armada contra nuestro país común. Debe irse. Es un peligro claro y presente para la nación que todos amamos”, sostuvo Pelosi en el pleno de la Cámara Baja.

Por su parte, varios legisladores republicanos se han opuesto a la medida al asegurar que va en contra de los llamados a la unidad en los difíciles momentos que atraviesa el país.

“Este no es el camino si queremos recuperar la unidad. Es momento de buscar la curación. Paremos este juicio político”, replicó Jeff van Drew, legislador republicano por Nueva Jersey.

Las diferencias con el primer juicio

Contrario a lo que sucedió en 2019, cuando la Cámara de Representantes debatió el primer juicio político contra Trump, aquella vez por abuso de poder y obstrucción del Congreso (ver caso Ucrania) esta vez los cargos son muy graves, pues la incitación a la insurrección dejó cinco muertos y centenares de heridos.

Otra diferencia es el tiempo: el procedimiento en la Cámara de Representantes duró tres meses y luego pasó al Senado. Esta vez será en tiempo récord; según la prensa estadounidense, la presidenta de la Cámara, la republicana Nancy Pelosi, tiene planeado enviar hoy mismo el impeachment al Senado.

Ver más: Este fue el muro republicano que salvó a Trump del primer juicio

Y finalmente el muro republicano: a Trump lo salvaron del primer juicio los miembros del partido que votaron en forma unida. En 2019 solo un senador del partido, Mitt Romney, votó para condenar a Trump. Esta vez hay fisuras importante en las filas conservadoras.

Liz Cheney, una de las líderes de la minoría republicana de la Cámara de Representantes e hija del exvicepresidente Dick Cheney anunció que votaría por el juicio político. Analistas anticiparon que entre 10 y 20 republicanos respaldarían el proceso.

Aun así, es incierto el desenlace del juicio en el Senado, donde para condenar a Trump es necesaria una mayoría de dos tercios.

Ver más: Los republicanos le vendieron su alma al diablo

Según el New York Times y CNN, el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, aliado clave de Trump los últimos cuatro años, ve con buenos ojos un “impeachment” porque podría librar al partido de Trump, a quien culpó por dos derrotas en la segunda vuelta de elecciones senatoriales hace una semana en Georgia, tras las cuales los republicanos perderán la mayoría en la Cámara Alta. Es la primera vez desde la renuncia del presidente republicano Richard Nixon en 1974 que un líder del propio partido del mandatario respalda un juicio político en su contra.

Aun así, es incierto el desenlace del juicio en el Senado, donde para condenar a Trump es necesaria una mayoría de dos tercios.

Un juicio ridículo: Donald Trump

Cuando faltan ocho días para terminar su mandato, Trump optó el martes por un tono combativo, asegurando que no será destituido.

Ver más: Harakiri

“Ahora es el momento de que nuestra nación se recupere y es el momento de la paz y la calma”, dijo en Alamo, Texas, en contraste con su virulento discurso antes del asalto al Capitolio.

Al salir de Washington, Trump había calificado de “totalmente ridículo” el juicio político que impulsan los demócratas, afirmando que generó “una ira inmensa” en todo Estados Unidos.

Ver más: Donald Trump deberá rendir cuentas, ¿será suficiente?

Trump no asumió ninguna responsabilidad por la asonada, asegurando que su discurso fue “totalmente apropiado” y denunciando el “error catastrófico” de las redes sociales que le suspendieron su cuenta.

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete