Publicidad
2 Jun 2022 - 1:39 a. m.

Hogares con jefatura femenina son más susceptibles a la pobreza: sec. de Hábitat

En Bogotá, el 48% de las familias vive en arriendo. Nadya Rangel, secretaria de Hábitat, habló con El Espectador sobre los subsidios que tiene la entidad para poblaciones vulnerables, priorizando a las mujeres en riesgo de feminicidio, a aquellas que sufren de violencia intrafamiliar y para las reinsertadas o víctimas de la violencia.
Sara Caicedo

Sara Caicedo

Periodista Bogotá
En la pandemia, mediante el programa de “Arriendo solidario” se entregaron 44.797 subsidios, de los cuales 25.000 fueron para mujeres, madres cabeza de familia y hogares con jefatura femenina
En la pandemia, mediante el programa de “Arriendo solidario” se entregaron 44.797 subsidios, de los cuales 25.000 fueron para mujeres, madres cabeza de familia y hogares con jefatura femenina
Foto: EFE - Carlos Ortega

De acuerdo con, Nadya Rangel, secretaria de Hábitat, la capital tiene diversidad de composición poblacional, socioeconómica, de diferentes necesidades y, sobre todo, diversidad en el territorio. Es decir, la ciudad cuenta con un territorio heterogéneo que requiere atención diversa a las necesidades de cada vivienda.

En Bogotá, el 48% vive en arrendamiento, por lo que las familias bogotanas han encontrado en vivir en arriendo una opción y no una solución. Siendo así, Hábitat ha venido adaptandose a ese territorio diverso poniendo en marcha soluciones de vivienda diferenciadas.

Leer: Asamblea Departamental autoriza ingreso de Cundinamarca a la Región Metropolitana

Estas soluciones tratan de, “por ejemplo, una que es la vivienda nueva, que es la típica, otra está relacionada con el arrendamiento como una solución y tenemos dos programas, un arrendamiento en la pandemia y otro de arrendamiento para ir haciendo el camino a la compra. Y por el otro lado, como el 30 % de nuestro suelo en Bogotá es de origen informal, pues efectivamente debemos atender la falta de calidad en la vivienda”, agregó Rangel.

De acuerdo con eso, la entidad ha invertido en los subsidios de mejoramiento y el subsidio de vivienda progresiva, asimismo, en la vivienda rural como una solución, ”ya que el mayor déficit en Bogotá a pesar de que la menor población de Bogotá es en la está en la ruralidad, el mayor déficit si se si se concentra en la ruralidad, por lo tanto estamos haciendo mejoramiento de vivienda rural y vivienda nueva rural en esta administración”, señaló la secretaria de Hábitat, quien habló con El Espectador sobre los subsidios que tiene la entidad para poblaciones vulnerables y explicó el por qué priorizar a las mujeres.

Podría interesarle: ¿Cómo explicar el fenómeno electoral de Rodolfo Hernández en Bogotá y Cundinamarca?

Ya que, de acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Económico de Bogotá, la población más vulnerable frente al desempleo son las mujeres, los jóvenes y las personas mayores de 50 años. Sin embargo, históricamente, la informalidad en las mujeres siempre ha estado por encima de los hombres. En el 2019, las mujeres presentaron una tasa de desempleo de 11,9 %, la cual aumentó en 2020 llegando al 20,5%. En 2021, esta bajó a 17,5 %, sin embargo, siguen siendo el género que registra más desempleo.

“Cuando las mujeres logran ingresar al mercado laboral, se enfrentan a mayores tasas de desempleo. En 2019, la brecha de desempleo fue 2,5 puntos porcentuales (p.p). Sin embargo, en 2020 la brecha se amplió llegando a 4,7 p.p.; para 2021, se sostiene en 3,6 p.p. a favor de los hombres”, señaló la entidad del Distrito.

Lea también: Explosión en fábrica del alcohol en Chipaque (Cundinamarca) deja varios heridos

Yendo por esa línea, las mujeres que son cabezas del hogar y madres solteras enfrentan más retos, no solo para adquirir empleo, sino para comprar vivienda. Y es que dentro de este grupo poblacional, en Bogotá hay mujeres que son reinsertadas y víctimas de la violencia; otras son cuidadoras y viven con algún familiar discapacitado, adulto mayor o un menor de edad; también hay mujeres trans; y víctimas de violencia intrafamiliar o que están en riesgo de feminicidio al interior de sus hogares.

Esto fue lo que compartió con El Espectador, la secretaria Nadya Rangel:

Hay subsidios de la Secretaría de Hábitat para nichos específicos de la población, ¿cuáles son esos sectores a los que la entidad le está apuntando y por qué?

Sí, nosotros durante estos dos primeros años y medio nos hemos concentrado en proveer soluciones de vivienda especialmente para mujeres, tenemos varias ofertas de subsidios de priorización para mujeres. Por ejemplo, nuestro camino de arrendamiento, que se llama “Mi ahorro, mi hogar” es un subsidio especializado para mujeres que tienen riesgo de feminicidio, o sufren de violencia intrafamiliar y para mujeres que están en procesos de víctimas o que son víctimas de la violencia y el desplazamiento.

“Me ahorro, mi hogar” es un programa de arriendo por 12 meses, donde es una transferencia monetaria condicionada a que la mujer y su familia ahorren, ahorren por lo menos el 30 por ciento de lo que se asigna el subsidio.

En este caso estamos entregando $ 660.000 este año y de esos 660.000 deben ahorrar en cuentas de ahorro programado que les permitan garantizar sus cierres financieros hacia el futuro. Mínimo $ 220.000. Así las acompañamos durante 12 meses para que después puedan acceder al subsidio de oferta preferente con nosotros mismos, que es nuestro programa de subsidios de vivienda para vivienda nueva.

Leer: alta de rutas escolares se debe a incumplimientos de contratistas: Sec. Educación

Por otro lado, estamos escogiendo los hogares que primero tengan integrantes víctimas de la violencia, esa es una de nuestras grandes categorías, justamente porque tenemos un número muy importante de personas desplazadas en Bogotá, son más de 700.000.

Adicionalmente a eso tenemos priorizados personas con discapacidad severa al interior del hogar. Dentro de la priorización, también hay madres o mujeres cabeza de hogar que hayan pasado por el proceso de reincorporación. Y por último, tenemos personas trans que quieran apostarle también al acceso a la vivienda.

En el momento en que ustedes crearon estas opciones para esa población de mujeres, ¿qué dificultades encontraron?

Varias cosas, nosotros identificamos que esta era la población más vulnerable justo cuando llegamos. En el 2020, ya Bogotá tenía un fenómeno y es que las mujeres eran más susceptibles a la vulnerabilidad y tenían menos oportunidades en general. Los hogares con jefatura femenina, eran más vulnerables y más susceptibles a la pobreza que los hogares con jefatura masculina, justamente porque la mujer es la encargada del cuidado y tiene que ser la cuidadora y no siempre tiene las 8:00 horas laborales para salir a trabajar, siempre hay más vulnerabilidad.

Podría interesarle: Mujer fue asesinada en el sur de Bogotá mientras llevaba a sus hijos al colegio

No obstante, la pandemia, reafirmó que la mayor pérdida destrucción de empleo se dio justamente en las mujeres y el proceso de recuperación de los empleos, pero si le sumas que aparte de eso las mujeres tienen dificultades cuando tienen integrantes con discapacidad al interior del hogar, especialmente discapacidad severa, que implica un mayor cuidado o cuidado permanente, reduce la posibilidad de que una mujer pueda tener ingresos. Por lo tanto, se vuelve todavía más vulnerable si tiene niños, reduce el tiempo que tienes tú para salir a trabajar o para formarte.

Adicionalmente, las mujeres víctimas de la violencia o los hogares víctimas de la violencia debido a las diferentes dificultades, muchos son hogares campesinos que no tienen formación y demás, son hogares que vienen a la ciudad buscando oportunidades, buscando trabajo y vienen con algunas precariedades.

Otra de las dificultades es que muchas personas no podían acceder al crédito porque estaban muy endeudadas, porque estaban reportadas, porque no tenían ahorro, entonces, eso generaba bloqueos para poder acceder al subsidio. Hemos venido trabajando en uno de los componentes tan importantes como entregar el subsidio, es brindarle información a la ciudadanía.

Leer también: Comerciante fue atacado con un arma de fuego, en Chapinero, nororiente de Bogotá

¿Cuántas mujeres se han visto ya beneficiadas? ¿Cuántas ya son propietarias de su casa o incluso ya estén viviendo ahí?

En la pandemia entregamos mediante el programa de “Arriendo solidario” 44.797 subsidios, de los cuales 25.000 subsidios fueron para mujeres, madres cabeza de familia y hogares con jefatura femenina. Y 5.600 fueron para víctimas del conflicto armado, justamente esto refleja un poco la composición poblacional.

Adicionalmente a eso, “Mi ahorro, mi hogar”, es un programa de subsidios de arriendo para que al final las mujeres que son o víctimas de violencia intrafamiliar con riesgos de feminicidio, o víctimas de la violencia del conflicto armado en el país, puedan hacer su ruta de acceso a la vivienda y aquí hemos entregado más de 1.200 subsidios (que son solo para mujeres), de los cuales 971 están asignados a mujeres que son víctimas del conflicto armado.

Podría interesarle: Distrito anunció subsidios para adquirir vivienda propia en Bogotá

Por otro lado, con el Gobierno nacional en conjunto, hemos asignado 6.321 subsidios, de los cuales 3.800 son para madres cabeza de hogar o hogares con jefatura femenina. Es decir, mucho más allá de la mitad de los subsidios.

Y, por último, estamos estrenando “Oferta preferente” como el programa del Gobierno distrital de la alcaldesa Claudia López, donde nuestra apuesta es garantizar dos cosas: separar las viviendas en el mercado. Bogotá tienen una dificultad y es que poca vivienda de interés prioritario produce.

¿Qué está pasando con las viviendas de interés prioritario?

La poca vivienda de interés prioritario no necesariamente la compran los hogares de menores ingresos, sino que yo o cualquier persona que gana más de cuatro millones de pesos sin necesidad de tener subsidio, puede ir a comprar una vivienda de interés prioritario que vale hasta 90 salarios mínimos, y eso genera un problema relacionado con que no acceden a estas viviendas (que son las más baratas que produce el mercado) los hogares de menores.

Entonces, a través de “Oferta preferente” estamos separando la vivienda de 90 salarios mínimos hasta en un 50 % de lo que produce el mercado y obligatoriamente tiene que pasar a la Secretaría de Hábitat, y adicionalmente la vivienda de interés social, que tiene un valor comercial hasta de 150 salarios mínimos, nosotros estamos separando hasta la de 130 salarios mínimos para que nuestros hogares puedan acceder a ella y podemos separar hasta un 30 % de esa vivienda.

Leer: Cuatro concejales de Bogotá serán investigados por apoyo a cupo de endeudamiento

Entonces, por un lado separamos de la oferta del desarrollo inmobiliario en Bogotá, la vivienda, y por el otro acompañamos a los hogares que son prioritarios para nosotros, que ese era otro de los problemas en la falta de poder focalizar justamente cuáles eran los hogares prioritarios, porque los recursos públicos pues no son escasos y poder optimizar los recursos públicos y para poder utilizar hacemos convocatorias específicas con requisitos específicos, entregamos el valor del subsidio mayores que es de 30 salarios al hogar con más vulnerabilidad, el de 20 cuando tenemos concurrencia con las cajas de compensación y el de 10 a todos los hogares que efectivamente tienen hasta cuatro salarios mínimos.

Aquí hemos separado más de 3.102 viviendas al corte del 31 de mayo del 2022. Y por eso abrimos la convocatoria con la semana pasada para que los hogares que cumplen estos requisitos que te conté puedan postularse al día desde que teníamos 7.800 inscritos, la idea es que podamos superar.

¿Qué pasa con la población joven? ¿Hay opciones para ellos?

No tenemos focalizada la acción en los jóvenes. En este momento no tenemos un programa específico para jóvenes, sin embargo, los jóvenes pueden acceder a todos nuestros programas incluidos a los subsidios más más altos. Nosotros entre 2020 y 2022 hemos asignado alrededor de 2.000 subsidios a jóvenes entre 18 y 20 años.

Es como más o menos una tercera parte de lo que hemos asignado en concurrencia con “Mi casa allá”, pero que ha sido resultado justamente de la iniciativa, porque la diferencia de “Mi casa ya” que es el programa del Gobierno nacional, es que el subsidio lo jala el hogar o la persona desde la sala de ventas o desde el Banco, entonces no tenemos cómo focalizar directamente los jóvenes.

¿Cuál es el panorama en Bogotá en temas de adquisición de vivienda en este año de reactivación? ¿Se han aumentado las solicitudes para los subsidios, o por el contrario, han disminuido?

Nosotros hemos tenido justamente cifras récord de ventas. Del 2020 al 2021, justamente en contravía de lo que uno creería que hubiese podido pasar durante la pandemia. Tenemos cifras de ventas totales de vivienda en general, por ejemplo, en el 2020 de 39.000 unidades y en el 2021 de 48.000 y por ejemplo, en el 2022 con corte al 30 de abril, las cifras indican que ya se vendió en Bogotá más de 16.000 unidades de vivienda, es decir, se mantiene el ritmo de crecimiento.

Podría interesarle: 247 kilómetros de vías en Bogotá se han intervenido en 2022

Cuando tenemos esos picos para altos de crecimiento como el que tuvimos el año pasado, es normal que se empieza a estabilizar la curva de crecimiento, pero nosotros vemos con muy buenos ojos cómo se va dando el ritmo de crecimiento en la construcción. Y de cómo se empiezan a rotar los distintos productos inmobiliarios que se están generando y se están produciendo.

Lo más importante de estas ventas es que estas ventas se traduzcan justamente en iniciaciones nuevas de vivienda que es no solamente el indicador de que efectivamente se van a entregar las viviendas de los recursos que se han captado por las ventas, sino que efectivamente se inicia el ciclo de generación de empleo, resultado del inicio de las obras de las viviendas que se vendieron los años precedentes.

¿Como ha sido el panorama desde que comenzó la pandemia hasta este 2022?

En el mes de abril del 2022, por ejemplo, tenemos el número de viviendas iniciadas más alto de los últimos 9 años, con 5.008 unidades que se iniciaron, de las que el 89 % corresponde a vivienda de interés social. Esto es muy importante, justamente porque no es solo que se vendan las viviendas, sino que se inicien, porque se concreta y se materializa la aspiración de los hogares que invierten en su vivienda, primero y segundo, que efectivamente se empieza a mover la economía y la generación de empleo, producto de la iniciación de vivienda.

Una de las grandes apuestas que hizo este Gobierno distrital fue por garantizar justamente, las rápidas iniciaciones. Tenemos un equipo grande y fortalecido para reducir los tiempos de trámite, los licenciamientos, para reducir de alguna forma los cuellos de botella que se hayan dado para que se inicien las viviendas.

Lea también: Medicamentos de venta libre: los más usados para drogar y robar en Bogotá

Por otro lado, una de las primeras actividades que se reinició en Bogotá fue la de la construcción, con la entidad fuimos generando un sello de bioseguridad, garantizando que se iniciara, haciendo un trabajo mancomunado con el gremio de la construcción y con cada uno de los constructores para evitar la destrucción de empleo.

Al cierre de esta entrevista la secretaria hizo un llamado a todos los habitantes de Bogotá, recalcando que la entidad nunca cobra por los tramites o el proceso para adquirir los subsidios.

“La gente no tiene por qué pagar ni un peso por ningún trámite que haga la Secretaría de Hábitat, no tienen que pagarle a nadie para que le garantice su subsidio. Por favor, no le pague a nadie, es mentira la opción que le venden de acceso a subsidios por fuera de la plataforma o por fuera del canal y que le cobren un peso significa que los van a estafar”.

Para conocer más noticias de la capital y Cundinamarca, visite la sección Bogotá de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias