Los retos de los nuevos líderes

“Es indispensable el apoyo a la ciencia en Colombia”

Lo pide Yeimy González, la joven investigadora ganadora de la pasada versión “Para las mujeres en la ciencia”. Ya está abierta la versión 2018.

Yeimy González fue ganadora, en 2015, de la beca Rodolfo Llinás. / Edwin Bohórquez

¿Quién es Yeimy González Giraldo?

Tengo 28 años, soy bacterióloga del Colegio Mayor de Cundinamarca, me gradué en el año 2013, trabajé en la Secretaría Distrital de Salud y en la Universidad Antonio Nariño, donde pude desempeñarme como joven investigadora financiada por Colciencias y por la Antonio Nariño. Actualmente estoy haciendo mi doctorado en ciencias biológicas en la Pontificia Universidad Javeriana.

¿Cómo se forma una investigadora científica en Colombia?

Los primeros pasos para formar una investigadora científica están en los semilleros de investigación, cuando nos encontramos en el pregrado y una vez nos graduamos, podemos participar en el programa de jóvenes investigadores, que es financiado por Colciencias, y algunos programas internos de las universidades que permiten que la científica adquiera la experiencia.

En el 2015 recibió la beca-pasantía joven investigadora de Colciencias y también la beca Rodolfo Llinás, y como estos hay una lista de reconocimientos importantes. ¿Cómo influyeron en su formación científica?

Mucho y de manera importante, porque gracias a esta beca pude continuar con mi proyecto de vida en la investigación, debido a que en nuestro país la financiación es poca y con este tipo de programas podemos seguir creciendo y escalando profesionalmente, de doctorado, como lo permite la beca Rodolfo Llinás.

La mayoría de los científicos con escala de doctores se van del país buscando mejores oportunidades. ¿Cuál es su proyección? ¿Cuál es su objetivo?

Continuar en el país, porque eso es muy importante; por eso no crecemos, porque la gente se va a donde hay mejor financiación y mejores laboratorios, por eso hay que seguir trabajando aquí, para fortalecer la investigación en Colombia.

Antes sólo escuchábamos y leíamos de investigadores hombres, pero como usted, cada vez son más las mujeres que se abren espacio en este camino. ¿Ha sido muy duro ese proceso?

Para mí no. Me gusta mucho la investigación, desarrollar proyectos, ideas. Lo más importante como mujer es poder hacerlo, querer hacerlo y hacerlo.

¿Cómo liderar, desde la ciencia, en un país que invierte tan poco en ella?

Comenzar por pequeños pasos, debido a la financiación con la que contamos no podemos proponer proyectos grandes, entonces comenzamos con proyectos pequeños que puedan contribuir al crecimiento de la ciencia en Colombia.

Como por ejemplo…

El screening de algunos compuestos que pueden ser derivados de plantas, se hacen evaluaciones in vitro. A futuro, un proyecto grande implica que lo que allí se halló se pueda aplicar a las personas, como un compuesto para combatir enfermedades.

Con científicas jóvenes como usted, ¿cómo proyecta el futuro de la investigación en Colombia?

Buscamos que crezca de manera exponencial, porque si más mujeres como yo podemos seguir trabajando en la ciencia en el país, de esta manera veremos un crecimiento en el ámbito profesional e investigativo en el país.

¿En qué investigación está en este momento?

Estoy haciendo mi tesis de doctorado. La idea es evaluar el efecto terapéutico de un compuesto estrogénico en relación a enfermedades neurodegenerativas. Dentro de este proyecto hemos recibido financiación de Colciencias. También, el año pasado, gracias al apoyo de L’Oréal, pude fortalecer parte de la financiación para conseguir más resultados. Además está detectado que este compuesto estrogénico tiene efectos benéficos para unas células del cerebro llamadas astrocitos a nivel in vitro. La idea es poder seguir, más adelante, escalando estos resultados a otros modelos, para así mirar si se puede implementar, de alguna manera, este compuesto como una estrategia terapéutica para algunas enfermedades neurodegenerativas.

Y eso, en otras palabras, ¿qué tipo de impacto traería para los humanos?

La idea de mi estudio es que como es un medicamento que ya se administra a las mujeres en la posmenopausia, mirar si tiene posibilidades de ser aplicado en otro tipo de patologías. De esta manera se quiere evaluar el efecto y poder escalarlo y aplicarlo a otras enfermedades que no tengan que ver solo con los cambios en las mujeres con la posmenopausia, sino por ejemplo el desarrollo de Alzheimer o el deterioro cognitivo.

El año pasado fue una de las ganadoras del premio “Para las mujeres en la ciencia”, entregado por la Unesco, L’Oréal, Colciencias y el Icetex. Ahora que está abierta la convocatoria, ¿les recomienda a las mujeres colombianas que busquen esta distinción? ¿Qué la hace diferente?

Por supuesto. Es muy importante participar, porque es uno de los pocos programas que destaca la labor de las mujeres en la ciencia. Entonces me parece fundamental que todas puedan participar y que las mejores puedan recibir el reconocimiento, porque son pocas las empresas privadas que apoyan las investigaciones científicas, especialmente de las mujeres.

¿Cómo debería la empresa privada apoyar a la ciencia en Colombia?

Debería dar más inversión a las diferentes investigaciones, no solo a lo que directamente les compete a ellos. Que apoyen otras áreas del conocimiento, como la salud o la ingeniería.

¿Cómo es un día de una investigadora científica en Colombia?

Depende del área en la que trabajes, pero siempre incluye trabajo en el laboratorio, la lectura de muchos resultados de otros científicos, la discusión de tus resultados, la búsqueda de nuevos resultados de otras personas y más trabajo fuerte en el laboratorio. En cuanto al tiempo, depende del tipo de experimentos: puede ser una hora, un día o una semana.

¿Qué tan bien equipados están los laboratorios en Colombia?

Depende de las universidades y de la financiación. Lo que hacemos es complementarnos con otros grupos de investigación, porque puedo tener ciertas cosas para desarrollar experimentos, pero para complementar necesito de otros equipos; entonces en colaboración con otras universidades se logra. Así se hace. En una sola universidad no tenemos todo lo que requerimos.

¿Qué tan colaborativa y abierta es la investigación en Colombia?

Depende del grupo y del líder del grupo, se da de manera exitosa este tipo de colaboraciones, porque hay personas que prefieren hacerlo solas a pesar de que se demoren más tiempo, pero también existen quienes están abiertos a las colaboraciones, pero depende mucho del investigador y de las gestiones administrativas entre universidades.

¿Cuál es el mensaje para el Gobierno que entra en cuanto a inversión para educación e investigación?

Es indispensable el apoyo de la ciencia en Colombia. En otros países esa inversión es muy grande y el desarrollo está correlacionado exponencialmente. Si tienes más financiación entonces tienes más avances tecnológicos, más avances sobre medicamentos, en personal científico... Es muy importante que haya más inversión tanto para desarrollar proyectos como para el fortalecimiento de los profesionales y su crecimiento.